Potaje de Habichuelas Hinchonas de Grazalema

2011_11_11_No_00-9f1

 

separador-para-web

.

Las habichuelas pochas o hinchonas como se les llama en Grazalema, no son sino las judías o alubias frescas que a la altura del mes de octubre han alcanzado su mayor tamaño por lo que se desgranan y venden libres de sus vainas. Su frescura hace que los potajes que se elaboran con las mismas sean especialmente suaves, pero su corta temporada hace que sean difíciles de encontrar aunque se las puede adquirir congeladas para su uso fuera del otoño.

María Luisa Ucero, confesa enamorada de Grazalema, y reputada gastrónoma gaditana, donde coordina las Tertulias Gastronómicas de su Ateno, ha dado a conocer fuera de nuestro pueblo una variante de esta receta grazalemeña. Le hemos pedido que la comparta con nosotros, y ella amablemente ha publicado en su blog, el artículo que transcribimos literalmente a continuación, no sin antes recomendaros que visitéis su muy interesante página http://www.cocinandoalpotopo.blogspot.com, así como la lectura de su libro “Cádiz una provincia para comérsela”,  donde da un extenso repaso a los fogones de la sierra y costa gaditana, que han convertido a este libro en un imprescindible.

 

MariaLuisaUceroyportadalibroCadizunaprovinciaparacomerselahttp://www.amazon.es/C%C3%A1diz-una-provincia-para-comersela/dp/849366927X

 .

“Un grupo de grazalemeños tienen un interesante blog sobre la cultura del pueblo, se puede visitar en www.raicesdegrazalema.wordpress.com y uno de los gestores, concretamente Diego Martínez Salas, se ha puesto en contacto con nosotros, comentándonos que le gustaría publicar nuestra receta de las habichuelas “hinchonas”.

La respuesta no puede ser nada más que afirmativa, pues ya sabéis algunos la predilección que siento, en particular, por este hermoso paraje, al que quiero como propio, donde me refugio para escribir, descansar y mil cosas más. Grazalema es el PUEBLO, y lo escribo con mayúsculas porque sus gentes se merecen esa consideración, donde me acogieron como vecina ocasional, donde sus habitantes pusieron sus conocimientos a mi alcance cuando estuve escribiendo Cádiz, una provincia para comérsela, donde me mostraron su cariño cuando realicé el Pregón de sus Fiestas Mayores 2011 y donde tengo un ramillete de amigos que forman parte de mi familia serrana.

¡Pues claro, Diego, que puedes publicar la receta! Es más, hemos pensado que para que tengáis el paso a paso, editarla en nuestro blog y así la podáis usar según vuestras preferencias.

 

DSC08470 Firma

 .

Ahora es el momento, ya han llegado a nuestra manos las habichuelas “hinchonas”, como las llamamos aquí en Grazalema. Este peculiar nombre se les da porque tienen mayor volumen, así frescas que cuando se dejan secar. Es decir, están más hinchadas.

 

 3 DSC08554 Firma

.

Los ingredientes que hemos empleado son:

 

1 kg. de habichuelas frescas o “hinchonas” de Grazalema
1 Tomate maduro
1 Cebolla grande
1 Pimiento
1 Cabeza de ajo
1 Buena penca de apio
1 Cucharada de pimentón dulce
1 Vaso mediano de Aceite de Oliva Virgen Extra de la Sierra
Un puñadito de guisantes (opcional)
Chorizos serranos (al gusto)
Sal

 

3 DSC08549 Firma

 .

Vamos a prepararlas:

Este tipo de legumbres al ser frescas no hace falta ponerlas en remojo, solo lavarlas con agua para eliminar los restos que pudieran quedar de haberlas desgranado. Una vez limpias las habichuelas, las ponemos directamente en la olla con agua suficiente hasta que las cubran y a fuego fuerte. Cuando empiecen a hervir, aprovechamos para quitar la espuma que suele salir de las propias habichuelas, y agregamos dos o tres veces agua fría para romper el hervor, lo que en término casero llamamos “asustarlas”, esto lo hacemos para que no se abran y pierdan la piel.

 

5 DSC08557 Firma

 .

Eliminada la espuma totalmente,  agregamos el tomate, la cebolla, el pimiento y la cabeza de ajo y volvemos a poner a fuego fuerte hasta llevar a ebullición. A continuación le añadimos el aceite.

 .

DSC08564 firma

 .

Inmediatamente el pimentón, el apio cortado a trocitos pequeños, el puñado de guisantes (llamados también chícharos) y el chorizo. Una vez que vuelva a hervir, tapamos la olla y dejamos que se hagan a fuego lento  hasta que las habichuelas estén tiernas.

 

7 DSC08573 Firma (1)

 .

Sacamos las verduras a un plato y le qitamos la piel al tomate, lo ponemos  en el vaso de la batidora, incorporamos la cebolla, si es muy grande podemos echar la mitad y por último abrimos la cabeza de ajo y pelamos 4 o 5 dientes, que igualmente añadimos para triturar todo el conjunto. Vertemos en la olla, dejamos unos minutos más que coja cuerpo el potaje y le echamos la sal, al punto que nos guste. Este paso es opcional, hay a quienes les gusta tal cual.  Si necesita un poco de agua, mejor añadirla poco a poco.

 

DSC08581 Firma

 .

Estos potajes ganan una vez haya reposado un tiempo, por lo que se puede preparar en la víspera del día que vayamos a degustarlo.

Podemos comerlas acompañada de un trocito de chorizo, pero también con un puñadito de arroz, dejándolas un poco caldosas para que pueda cocer bien el  cereal o con unas patatas cortadas a casquitos, quebrándola con la mano en el último momento para que engorde el caldo. En estos dos casos, se deberán añadir antes de servir, con el objeto que la patata no se endurezca o el arroz no se pase.

 

images

Anuncios

Publicado el septiembre 24, 2014 en Uncategorized y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: