La Real Fábrica de Paños de Grazalema: Sus reglas para la transformación de la lana y elaboración de los paños

carlos III

Escudo  de Carlos III. Este escudo y el de su padre Felipe V, debían de figurar en la puerta del depósito de la Fábrica de Paños.


separador-para-web

Luís Ruiz Navarro

Diego Martínez Salas

.

En los artículos que anteriormente hemos ido publicando en Raíces de Grazalema sobre su Real Fábrica de Paños, vimos como los diversos Privilegios otorgados a la villa por Felipe V (26 de noviembre de 1745), y Carlos III (20 de agosto de 1.779), sometían todo el proceso de fabricación de los paños a la vigilancia y gobierno de Cuatro diputados y tres veedores organizados en la conocida como Junta de Veinticuatro de la Real Fábrica de Paños de Grazalema.

Esta Junta de Veinticuatro, presidida por el Alcalde Ordinario de la villa, elegía anualmente al Juez Delegado y al Subdelegado y que tenían por misión resolver los conflictos y disputas entre los distintos oficios, inspeccionando el cumplimiento de las Ordenanzas de la fábrica en la producción de paños. En dicha reunión se elegían igualmente a los Diputados que eran los encargados de la administración ordinaria de la fábrica. La junta se completaba con los representantes de los fabricantes y de los principales oficios que participaban en el proceso de producción y por el Secretario de la Junta que ordinariamente era el escribano o notario de la Villa y su Cabildo.

La Junta de Veinticuatro, al resolver los distintos problemas y conflictos entre los interesados en la producción de los paños, fue generando un auténtico cuerpo de normas que reglamentaba toda la actividad, y que estimábamos perdidas, hasta el feliz hallazgo de una copia del acta de la Junta de Fabrica del 16 de Enero de mil ochocientos veintiocho, celebrada bajo la presidencia del Alcalde Ordinario de Grazalema don Nicolás de Piña, y del Juez Subdelegado D. Juan Ximenez y Ximenez, en la que se hace constar la necesidad de ratificar y recordar a sus miembros, todos los acuerdos que para la buena marcha de la fábrica se habían ido aprobando durante su historia hasta la fecha de la reunión.

Los motivos de este, para nosotros, afortunado “recordatorio”, lo expresa su Presidente en la necesidad de rehabilitar el cumplimiento de las normas de funcionamiento de la fábrica por entender que su omisión era la causa de la decadencia que se venía observando, afirmando que la:

DSCN1738 (1)

Abandonado en un rincón bajo la escalera del Ayuntamiento se encuentra su bien mas antiguo y valioso desde un punto de vista histórico . Se trata el arca de las tres llaves donde debía de guardarse los caudales y libros de las actas del cabildo y de la Junta de la Real Fábrica de Paños. Sería conveniente restaurarlo y colocarlo en un lugar mas digno.

 .

“…la decadencia a que  estaba reducida ésta Fábrica y su procedencia no es otra que el abandono con que ésta se ha mirado en los años anteriores, cuyo abuso perjudicial considerablemente al bien procomunal de éste vecindario, trataba de contarlo en cumplimiento de su deber que le corresponde como a Sr. Presidente; y en consecuencia y sin embargo de que las Juntas que han representado ésta Fábrica desde su creación y en previsión de todos los desórdenes y puntos que pudieran ocurrir y que en su virtud y en cumplimiento de las ordenes que se han recibido, han acordado lo conveniente para el mejor seguimiento y gobierno de ésta fábrica, que no se hallan en práctica por la indolencia con que la han mirado, estimulaba a los concurrentes, a fin de que se sirvieran acordar lo conveniente para que ésta fábrica marche por la senda que le corresponde y sufran castigo los contraventores; en cuya atención acuerdan ratificar como ratifican todos los acuerdos celebrados hasta ésta fecha y que puedan convenir a su buen gobierno”.

.

Dicho esto, la Junta de Veinticuatro, procedió a codificar de forma articulada una gran parte de sus acuerdos, principalmente aquellos que tenían que ver con el proceso de transformación de la lana en sus primeras fases, por ser en estas operaciones  las que se generaban mas conflictos al tener que compartirse los lavaderos y las fuentes comunes:

.

“Artículo primero.  Se prohíbe a los Bataneros el poner piedras a los paños que desfiguren su calidad, bajo la multa de dos ducados.

 

DSCF0797

Antiguo batán conservado en la fábrica de Mario Sánchez.

 

Artículo segundo.  Que no puedan labrar lana ninguna persona que no esté empadronado y obtenga licencia del Juez Subdelegado.

Artículo tercero.   Que se ponga una casa  depósito de otros paños, que será la de Dª Josefa de Castro, a quien se le satisfará diariamente real y medio, contándose desde el seis de enero de éste año.

Artículo cuarto.  Queda nombrado fiel revisor de los paños, medias lanas y balletas, Atanasio Guerrero, ganando diariamente quatro reales, quedando a su cargo la responsabilidad de qualquier paño que se extravíe, por lo qual dará la suficiente fianza; estando además a su cuidado el revisar las tiendas de tundir, por si cumplen los tundidores con el cargo hecho, deviendo dar parte de qualquier falta  o nulidad que advierta.

Artículo quinto.  Todo fabricante que no tenga licencia por escrito del Juez Subdelegado y de uno de los Diputados, empadronado debidamente en el libro maestro de Fábrica, no podrá labrar lana alguna, ni gozar privilegio ni excepción alguna, castigándose al contraventor  con la pena que se juzgue oportuna.

 

11391147_633959346739124_5709215789501304305_n

 .

Artículo sexto.- Los fieles de los lavaderos darán cuenta a los Diputados semanalmente del numero de arrovas de lana que cada fabricante labe y desde el mes de Mayo hazta fines de Julio, no fixará precio a todo labrador de lana sin que primero pase dicho fiel a pactar con los Diputados el precio salario que deban ganar, con arreglo a las circunstancias

Artículo séptimo.- Cuando diese el caso que varios fabricantes tengan partidas de lana en los lavaderos y esté el pilón parado sin que ninguno quiera labar, por estar esperando otras cantidades de lana, labará cada uno un día irremisiblemente, hasta tanto que el que tubo la vez cogida, complete la lana que esperaba, en cuyo caso continuara su labadero hasta su conclusión.

Artículo octavo.- El que tenga partida de lana que baje de cincuenta arrovas, cogerá  vez con la mitad de la partida en el lavadero; sin perjuicio de lo que esté acordado sobre que, en concluyéndose una partida de lana grande a las doce del día, sigan labandose los tercios y cargas que estén aquí en lo restante de la tarde.

Artículo noveno. Cuando llegue el tres de Mayo hasta tanto que se concluyan los lavaderos de lana, no parara de noche el lavadero, dueño alguno de lana, ni mandaran quedar y sí verán a los Diputados para que éstos ordenen que dos o tres guardas fieles que todo lo guarden a costa de los que tengan lana.

 

lugarjc2kap

Lavaderos de la Fuente Abajo.

 

Artículo décimo.-  La casa del labadero del Rio de abajo, está desmediada para ambos pilones, siendo la parte del pilón de abajo aquella que mira al Norte o tendedero, en cuyo recinto no podrá meterse lana correspondiente a el pilón de arriva, desde el mes de Mayo ha fin de Julio, o si hubiese mucho acopio de lana para labarse en los demás meses del año, bajo la condición que podrá echarse fuera para que entre la lana del pilón a quien compete meterla; deviendo siempre al introducirse lana en el labadero o casa que el fabricante diga claramente al pilón a que corresponde, deviendose entender éstas condiciones quando anden ambos lavaderos.

Artículo undécimo.  El día primero de Julio de cada año cesará de labar el pilón del labadero de abajo, deviendo el fiel hacer saber esta deliberación a los que traigan lana antes del otro de primero de Julio, para  que les conste, pues irremisiblemente cesará de labar sin que lo interrumpa caso alguno; haciendo observar todo lo otro; los fieles, bajo su responsabilidad, pudiendo ser removido por los Diputados otros fieles en cualquier caso que no cumplan con su deber.

12º. Estando establecido que para coger vez en los lavaderos es necesario tener cinquenta arrovas de lana puesta, se acuerda que empezando a labar solamente hay derecho a labar la lana que esté dentro del lavadero, y no a la que se haye en las casas del Pueblo, caminos o fuera de puertas.

13º. El lavadero de la Pileta, se preparará su prado en el mes de Mayo, para que cómodamente se enjuguen ciento cincuenta arrobas de lana, mandándose fabricar en otro labadero un pórtico de manpuesto de quatro varas de largo para auxilio de los Fabricantes que estén con lanas, y no para encerrarse ni un solo vellón.

 

10882096_916765011707856_7075426137288194709_n

Secado de la lana ya lavada en la Ribera

 

 

14º. El fabricante que tenga alguna porción de lana blanca en la partida negra que esté labando, podrá al fín labar otra lana blanca en el pilón, aunque acabe la negra a las diez del día, con la condición que sea del beneplácito o gusto del que balla a entrar de nuevo a labar, y no queriendo éste, se dejará de escaldar otra lana blanca, hasta la hora en que suelo vaciarse el pilón sobre tarde, siempre con la condición que a de quedar labada en la red, sin que pueda dejarse para otro día.

15º.  Todo batanero traherá las medias lanas arregladas según sus clases, y los paños se extenderán hasta que lleguen a las piedras, siendo responsable de los daños que traigan los paños por su inadvertencia y omisión.

16º.  Se precisará a Alonso y Andrés Ximenez pongan en ejecución la enseñanza de dos mozos para la esmoltura de tixera a que se obligaron.

17º. Se prohive medir los paños hasta tanto que se verifique su venta, mandándose igualmente traer de la Ciudad de Ronda una vara de medir exacta, con arreglo al marco que tenga aquella Ciudad, arreglándose por ella todas las varas de ésta Fábrica.

 

DSCF0194

Las numerosas fuentes de Grazalema y su término, mas de ochenta, son buena muestra de la importancia del agua y de las fuentes en la ganadería y em el proceso de producción y transformación de la lana.

.

18º. El Fabricante que introduzca por sí todo el aceyte que necesite para su Fábrica, quedará obligado a pagar el pro. de seis, ocho, diez, arrovas de aceyte, según el consumo tenga con proporción a su familia o hixos, y no al que compre en la Alhóndiga en el discurso del año alguna porción de aceite, no entendiéndose  privilegiado aquél que de aceyte a cuenta de trabajo o lo revenda.

19.º  Las balletas no podrán fabricarse menos de doce ramas, siendo de buena calidad, sin tirarlas, sino en el buen orden debido por su bondad; pagándose de sello por ahora quince quartos y en lo subsesivo, a mayor precio, si el sello de los paños rindiese.

20º. Todos los que tienen casa abierta de oficio en la Fábrica, no podrá ejercerlo sin ser examinado.

También se dijo en ésta Junta era indispensable nombrar quatro individuos de su seno para que ayuden a los Sres. Alcaldes y Diputados en todos los asuntos que conciernen al bien de ésta Fábrica, respecto a los muchos asuntos que se han emprehendido para su fomento, no pueden evaquarse qual corresponde por los referidos, y en su virtud acuerdan nombrar y nombran de unánime conformidad, a D. Juan de Pomar, D. Nicolás Diaz, D. Estevan Valentín Romany y D. Francisco Guerrero, vocales de ésta corporación, a los quales confieren las más amplias facultades para que, en unión con los Sres. Juez, Subdelegado y Diputados, acuerden lo conveniente sin necesidad de convocar a Junta al desempeño y cumplimiento del contenido de los artículos precedentes y ordenes vigentes, por cuyo medio se evitan los muchos perjuicios que se han venido notando en los años anteriores, que ceden en perjuicio de esta Fábrica, dando parte todos los años y al tiempo de rendir cuentas en Junta plena, de sus procedimientos y estado de adelanto que en la consecuencia de su zelo hayan producido sus trabajos, en cuyo caso determinara ésta corporación, si acomoda su continuación, extinción o remoción de algunos de sus individuos.

Se acordó asimismo que los bataneros no traen los paños sino hasta llegar el Año a las puertas, quedando a cada uno su arreglo correspondiente, según la clase, bajo multa de dos ducados al dueño de la tela.

Igualmente se acordó que los individuos de ésta Junta, concurrirán uno cada semana a presenciar el reconocimiento de paños en la Casa Depósito, empezándose por el más moderno  y continuándose en ésta proporción hasta llegar al más antiguo

En cuyos términos feneció ésta Junta que firman los Señores que la han celebrado y saben hacerlo doy, Fe.”

 

descarga (33)

Telar de Grazalema. Años 50.

 

Evidentemente el acta en cuestión recoge en su articulado únicamente aquellas reglas destinadas a evitar los conflictos que habitualmente se solían producir durante la transformación de la lana, sin que en la misma se recojan otras reglas de la fábrica en las que había paz y conformidad entre los miembros o aquellas otras normas que regulaban los aspectos fiscales y organizativos de la Junta que se encontraban ya recogidos en los Privilegios reales anteriormente expresados. Sin embargo, como hemos dicho constituyen un legado importantísimo para conocer el proceso de transformación de la lana y las relaciones de producción en el seno de esta industria en Grazalema.

 .

images1

Anuncios

Publicado el agosto 3, 2015 en Uncategorized y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: