La Iglesia de Nuestra Señora de la Aurora de Grazalema

10462711_291648114356335_5746883604214366931_n_phixr (1)

 separador-para-web

Diego Martínez Salas

A mi buen amigo Ángel Luís Gutiérrez Nieto, por su ayuda para la realización de estas líneas,  por su amor y preocupación por el patrimonio de Grazalema y en particular por la conservación y recuperación de la Iglesia de la Aurora.

 .

La Iglesia de la Aurora de Grazalema tiene su origen en la devoción popular a los rosarios callejeros. Éstas procesiones públicas, surgen a finales del S. XVII, como parte de los actos organizados con motivo de las misiones cuaresmales que los obispos, principalmente de Sevilla, Málaga y Cádiz, encargaban a los frailes dominicos, capuchinos y jesuitas en las poblaciones de sus respectivas diócesis.

En 1.688, el dominico fray Pedro de Santa María Ulloa, organizó en Sevilla el que viene considerándose como el primer rosario callejero permanente, y que se propagó inmediatamente a casi todos los rincones de España, desde los obispados de Málaga y Cádiz, en donde el capuchino fray Pablo de Cádiz estableció en 1.691, un rosario que reglamentó a través de su obra, “Triunfo glorioso del Santo Rosario” y que servirá de modelo a todos los promovidos por los Capuchinos en Andalucía.

La razón de ser de estos rosarios callejeros,  es expuesta por el propio fray Pablo de Cádiz, en la obra citada:

.

 “…rezado por las calles aprovecha también a los que lo oyen, que es toda una Ciudad, que desde lo más interior de una casa alaban a Dios y a su Madre Santísima al oir las vozes de los que por las calles lo rezan”. Pero  dado que durante las noches el Demonio “… tiende la red para pescar las almas, en la culpa torpe, en la sangrienta alevosa venganza, en el latrocinio disimulado, en el juego peligroso en que comúnmente ocupan los descuidados de su salvación las noches enteras”, era precísamente durante la noche cuando el rezo reiterado de este rosario por los soldados de estas “compañías de Ave María”, lograba derrumbar las murallas que como las de Jericó levantaba el demonio para esclavizar las almas como ciudades cautivas, “…sacándolas por este santo medio de su miserable esclavitud para que sean místicas ciudades de Dios por la gracia”(1)

.

BEATOFDIEGOCHICA_phixr

El Beato Fray Diego José de Cádiz, conocido como el “apóstol de Andalucía” guardó una importante relación con Grazalema en la que vivió algunos años de su infancia y a donde acudía con frecuencia desde su convento de Ubrique. Fue además un gran promotor de los Rosarios de la Aurora y de sus hermandades y de las Escuelas de Cristo, instituciones presentes en Grazalema.

.

Serán precisamente los capuchinos, los grandes inspiradores de estos rosarios callejeros y de las hermandades que se encargarán de su organización de forma permanente. De hecho en el establecimiento del Rosario de la Aurora de Grazalema y en la constitución de su hermandad, debió intervenir la predicación de los Capuchinos y en especial la del influyente Beato Fray Diego José de Cádiz, conocido como el “apóstol de Andalucía” y que durante la segunda mitad del Siglo XVIII, se erigió en la figura más influyente de la iglesia andaluza. Este beato, azote de la ilustración francesa y de sus malévolas influencias, no dejó de alentar durante sus famosos viajes misioneros, la celebración de Rosarios vespertinos y matutinos, así como la constitución de hermandades que tuvieran por objeto la devoción del rosario de la Aurora.

DSCF0186_phixr murae

Casa de la calle Arriba de Grazalema, en cuya fachada figuran pinturas murales del S. XVIII que representan los escudos de la orden de los frailes menores (capuchinos)

.

La presencia constante de los capuchinos y sus misiones en Grazalema y las numerosas visitas del Beato Diego José de Cádiz a la villa, desde su convento de Ubrique,  debieron ser habituales, tal y como parece justificar la existencia en Grazalema de una de las casas auxiliares de la orden.

 coaycyccclñ_phixr

.

Esta casa, que aún se conserva en la Calle Arriba, servía como punto de descanso y aprovisionamiento de los frailes en sus viajes por la importante ruta que unía Málaga con Cádiz,  y que pasando por Grazalema, era la única forma segura de viajar entre estas dos poblaciones, hasta el primer tercio del S. XIX; sirviendo además como residencia de los frailes que acudían a predicar a su importante población y curato, en sus siete iglesias y numerosas hermandades.

Grazalemeños fueron los capuchinos, fray Andrés de Grazalema, que tras marchar a Venezuela, fundó el 24 de enero de 1768, la ciudad de Guanarito, Fray Vicente de Grazalema, superior del convento de capuchinos de Antequera, profesor de Teología en el de Écija, y afamado predicador, y fray Antonio de Grazalema, profeso del convento de Cádiz que redactó un libro de meditaciones que tuvo un gran predicamento durante el Siglo XIX.

 .

 DSCF0084_phixr

 .

La Hermandad de Nuestra Señora de la Aurora

 

No conservamos la fecha exacta de la constitución de la Hermandad de Nuestra Señora de la Aurora, pero el propio templo, nos revela que debió fundarse en los primeros años del siglo XVIII, pues ya tenía una dilatada y pujante vida a mediados de esa centuria, como para permitirse la construcción en 1.760, de un templo, donde poder celebrar con mayor conveniencia, la misa del alba con la que se concluían los rosarios.

La hermandad, como todas las impulsadas por los capuchinos, tenía dos Hermanos Mayores o Mayordomos, uno de ellos necesariamente sacerdote, y otro seglar, así como varios  Diputados, que se encargan entre otros cometidos de la organización y llevar el rezo de los rosarios y sus meditaciones y debía contar, según las recomendaciones de los capuchinos, con no más de 175 hermanos.

En 1.769, eran Hermanos Mayores, el sacerdote don Antonio Gago y el seglar don José Román Naranjo y Diputados, don José Felix Ruiz, don Juan Lorenzo Alvar y don Juan de Pina.

 .

sugootdk_phixr

El característico Simpecado de color rojo flanqueado por los dos grandes faroles llamados “Marias”, propios de todas las hermandades de la Aurora. A la derecha los campanilleros o auroros que avisaban de la próxima salida del rosario antes del amenecer.

El Rosario de la Aurora

 

El rosario del alba o de la aurora, salía al amanecer y tenía su preámbulo en la actividad de los hermanos de la campanilla (campanilleros o auroreros) que con el sonido de una campanilla de mano y el canto de las llamadas “Despiertas” anunciaban por las calles la inminente salida del rosario.

Una vez reunidos los convocados, se comenzaba con el rezo de la antigua oración de la aurora:

 

Esclarece la aurora el bello cielo,

Otro día de vida que nos dais,

Gracias a Dios creador del universo,

Oh tierno Padre que en el cielo estáis.

 

Nuestras voces unimos al concierto

Que el universo eleva en vuestro honor;

Desde la tierra al cielo más profundo,

Tierno Padre magnífico hacedor.

 

Conservad nuestras almas sin pecado,

A nuestro cuerpo dad fuerza y salud;

Y nuestra mente iluminad piadoso

Con un rayo benéfico de luz.

 

Por nuestra amada patria suplicamos

Por la Iglesia elevamos oración;

Por nuestros caros padres y familia

Siempre dichosos los hagáis Señor.

 

En vuestro santo nombre comenzamos

Este día de vida que nos dais;

Haced que lo acabemos sántamente

Oh Padre Nuestro que en el cielo estáis.

 .

Concluido este introito, salía la procesión que se abría con un crucifijo bajo faroles, al que seguía el coro  que portando los faroles de mano o pie, rezaban el rosario, cerrando la comitiva un Simpecado o estandarte de la Virgen, flanqueado por dos grandes faroles, llamados “Marías” que presidían la procesión.

El rosario, en los que solo participaban los hombres para evitar abusos, (las mujeres y niños participaban en los rosarios callejeros organizados por la tarde-noche, fundamentalmente por la Hermandad del Rosario de la Iglesia de la Encarnación), salía normalmente los  sábados y festivos. Junto a estos rosarios ordinarios, se encontraban los llamados de gala, celebrados en las grandes solemnidades y en la festividad principal de la hermandad, (segundo domingo de octubre) en la que al Simpecado, acompañaba la procesión de la Virgen; los de rogativa que se celebraban en momentos de especial necesidad (terremotos, epidemias, guerras, sequías etc,.) y los de ánimas que se celebraban durante los primeros días de noviembre, haciendo estación en las cruces votivas, que se levantaban en el pueblo como recuerdo de algún hecho luctuosos e incluso en el cementerio en recuerdo y sufragio por los cofrades y fieles difuntos, recorriendo el pueblo para solicitar limosnas para misas de sufragio en el altar de la Virgen de la Aurora. (2)

Sólo se conservan algunos de los cantos y coplas, normalmente de siete versos, que se cantaban en Grazalema, durante estos rosarios:

 

Estrella hermosa que anuncia el día

Eres o madre Virgen María

Más que el lucero en su alborada

Brillas o madre,

O madre inmaculada

Estrella hermosa que anuncia el día

Eres o madre Virgen María.

 

Con todo, dado que se escribieron e imprimieron durante el S. XVIII y XIX, cantorales para estos rosarios, utilizados comúnmente por las hermandades de la Aurora de las distintas poblaciones; podemos resucitar buena parte de las coplas que se oyeron en Grazalema, mediante su lectura o mediante la audición de las coplas que todavía se cantan en otras poblaciones como Ronda, donde se encuentran quizás las mas antiguas.

De hecho, la copla que recoge el video que hemos acompañado se cantaba en Grazalema durante los últimos rosarios de la Aurora que se celebraron en Grazalema a comienzos de los años cuarenta del S. XX.

El Rosario finalizaba en la iglesia donde se escuchaba la misa de alba que permitía a la hermandad cumplir con otras de sus finalidades, que era ayudar a los labradores y ganaderos a  que pudiesen cumplir con el precepto dominical, sin faltar al cumplimiento de sus faenas.

Será precisamente la necesidad de contar con un templo propio donde poder celebrar esta misa del alba, lo que determinará a la hermandad a  construir una ermita con este objeto.

 .

La creación de la Plaza nueva

 

La riqueza que Grazalema alcanzó durante el S. XVIII provocó que el cabildo municipal con la contribución de la Real Fábrica de Paños, abordase un ambicioso plan de obras públicas, cuyas más significativos logros fueron la reedificación de la Iglesia de Santa María de la Encarnación y de las dos ermitas de su periferia (el Calvario y los Ángeles), con un coste total de más de cuatrocientos mil reales, además de un proyectado hospital, “para alivio de los pobres, en lo más apacible del pueblo.” (3)

Continuando con esta política de obras públicas (se empedraron las calles, se construyó un puente para salvar el río a la salida de la villa, se garantizó el suministro de agua con distintas fuentes, etc.,); se ganó al monte el suficiente terreno como para poder explanar la superficie que ocupará la futura alameda, permitiendo la expansión del pueblo hacia el noreste de la villa.

 

File1062_phixr (2)

La Alameda a principios del S, XX, antes de que el espacio y los niveles  fueran alterados por la futura carretera. No debió ser distinto su aspecto cuando se urbanizó por primera vez en el S. XVIII.

Para poder utilizar el terrero obtenido, fue necesario canalizar subterráneamente, la evacuación de las aguas pluviales que bajaban de la antigua Calle del Santo Cristo (hoy Calle Las Piedras) y de la Calle Arcos (hoy Mateos Gago), hasta el Asomadero, por la actual calle Alcalde Vázquez Pomar.

Estos “caños”, como los conocían nuestros mayores, fueron visibles hasta no hace muchos años y sus “bocas” se encontraban frente al antiguo Bar de Martín y en la calleja existente frente a la Iglesia de la Encarnación, que constituye el arranque de la Calle Mateos Gago.

El terreno resultante, fue reordenado conforme a los nuevos criterios de comodidad y utilidad pública dominantes en la época, dotando al pueblo de una amplia plaza con arboleda para el esparcimiento, a la que se conocía hasta entonces como “el Llano” y a partir de este momento como “Plaza Nueva” y que se encuentra presidida por el Ayuntamiento que se amplió en 1.751 con la construcción de una cárcel (4), y por la nueva Iglesia de la Aurora, cuyas obras se iniciaron en 1.760.

,

DSCF0040_phixr

.

La construcción de la Iglesia de la Aurora.

 

A falta de otros documentos, la historia del proceso constructivo de la iglesia se encuentra grabada en su propia fachada, donde sus hermanos, no sin orgullo, proclamaron que: “Esta hermita se ha hecho de limosna por los fieles de esta villa.”

Esto pudo ser así, porque la Hermandad llegó a tener una pujante y saneada economía, como lo demuestra el hecho de que en 1.790 en pleno proceso constructivo, declarase al impuesto del Real Subsidio unos ingresos por rentas de 27.251 reales (5)

Iniciadas las obras en 1.760 bajo la supervisión del Diputado Obrero don Juan Gallardo, no finalizarán hasta cuarenta años cubriéndose aguas el día 17 de agosto de 1.800 “… siendo mayordomo don Alonso Melitón Basquez y hermanos mayores el licenciado don Tomás Pérez y don Martín Sáchez, presbiterio, don Juan Bautista Chacón y don Pedro José Alvar.”

 

DSCF0041_phixr (1)

.

A pesar de estar concluida la iglesia, no podía consagrarse al encontrarse la sede episcopal de Málaga vacante por el fallecimiento de su titular Ferrer y Figuerido. A la solución de este obstáculo, que podía impedir el uso de la iglesia durante años, pudo proveerse por la intervención del Canónigo Magistral de Málaga, el grazalemeño Diego José Benítez Chacón que solicitó y obtuvo permiso de la Junta de Gobierno del Cabildo Catedralicio de Málaga que gobernaba la diócesis durante la vacante, para consagrar la nueva ermita y bendecir las imágenes y sus ornamentos, el 28 de junio de 1.800.

 .

“El señor Magistral hizo presente a la Junta de Gobierno Sede Vacante por la muerte de Monseñor Ferrer y Figueredo que con motivo de salir de Santa Visita, y haverse construido en la Villa de Grazalema, una magnífica Yglesia donde han colocado un imagen de Nuestra Señora de la Aurora. Suplicaba se sirviese la Junta concederle licencia para bendecirla, y al mismo tiempo para Ymágenes y ornamentos…. Y la Junta concedió conceder a dicho Señor las Licencias para todos los casos que solicitava” (6)

.

DSCF0044mmm_phixr

 .

Autoría y descripción del templo.

 

Aunque desconocemos el nombre del arquitecto autor de sus planos, guarda su traza evidentes y numerosas similitudes formales con el primitivo oratorio que el IIº Conde de Buenavista construyó entre 1720-30, como pequeña capilla de su casa palacio en Málaga, y cuya traza se atribuye a Felipe de Unzurrunzaga, y a la intervención posterior de José de Bada y Navajas, y que pudieron perfectamente participar en el diseño de la iglesia de Grazalema. (7)

La influencia de este oratorio de San Felipe Neri de Málaga, viene reforzada por haber servido éste y la misma iglesia de la Aurora como sede de la Escuela de Cristo, sociedad para la perfección cristiana, a la que pertenecía el Conde, y que en muchos aspectos seguía la espiritualidad y formas de la arquitectura barroca romana.

Acreditada  la existencia de uno de estas Escuelas bajo el patronazgo de la Virgen de la Aurora (8), no puede descartarse que los miembros principales de su hermandad, perteneciesen a la Escuela de Cristo,  (el mismo Beato Diego José de Cádiz también fue miembro de esta institución) optando por elegir un modelo de edificio acorde con la espiritualidad filipense cuyos ejercicios seguían en sus prácticas espirituales.

.

aurora 001_phixr

Transcripción de las lapidas de la Aurora realizada en los años setenta por el que fue Canónigo Archivero y Cronista Diocesano de Málaga, y enamorado de Grazalema el  Rvdo, Padre don Lisardo Guede de gratísima memoria.

 

La carga simbólica de la iglesia de la  Aurora

Cuando nos introducimos en cualquier templo del mundo, nos introducimos en el ámbito de lo sagrado, donde se utilizan muchos conceptos abstractos arquitectónicos que intentan expresar ese carácter. Como veremos, la iglesia de la Aurora no es una excepción.

La iglesia se encuentra orientada al este y tiene una planta cuadrada con 11 metros de fachada por 20.80 de fondo, aunque en su interior adopta una forma elíptica, casi circular, que se remata en su bóveda y cubierta con un octógono perfecto.

3857_252730321576165_1542610422_n_phixr

.

La iglesia de la Aurora no es, sino un cimborreo o torre dividida en tres niveles que  representa el camino iniciático del cristiano.

El rectángulo utilizado en la traza del edificio, representaba el mundo y lo terrenal, que el fiel ha de abandonar al ingresar al interior de la iglesia, donde accede al interior del templo que adopta una forma elíptica casi circular, con la que se pretendía representar lo celeste o sagrado. Inmediatamente la mirada se elevaba primero al altar orientado al este como símbolo de Cristo y la Cruz y después a la altura superior de la iglesia y a la bóveda dividida en ocho secciones o triángulos iguales que formaban el octógono de su cimborrio con el que se representaba la vida nueva que se abría al hombre tras el bautismo y la Resurrección.

En cuanto a la orientación del templo permitía al sacerdote y a la asamblea dirigir su oración litúrgica  a la salida del sol que representaba a Cristo.

En palabras de alguien tampoco sospechoso de planteamiestos gnósticos como el cardenal Raitzinger: ” El símbolo cósmico del sol que nace expresa, por un lado la universalidad por encima de todos los lugares y al mismo tiempo, mantiene el carácter concreto de la revelación divina. (…) La orientación hacia el este tenía una estrecha relación con la señal del hijo del hombre, con la cruz que anuncia la segunda venida del hijo de Dios.” (Ratzinger. El espíritu de la liturgia, pag.100-106)

 

aweçgqm

.

Descripción de la Iglesia y su interior

 .

En la fachada de sobria e imponente sillería de caliza del lugar, se abre una sencilla portada de medio punto con columnas en los que figuran los monogramas JHS y JPS (Jesús Hombre Salvador) y que sostienen un frontón partido.

Sobre el arco de acceso hay una hornacina, en la que en los años ochenta del S. XX, se colocó una imagen de la Virgen de la Aurora, obra de cantería del reputado escultor leonés Marino Amaya, muy conocido por sus representaciones infantiles, muchas de ellas realizadas para la Obra Social de la Caja de Ahorros de Ronda con la que colaboró fecundamente durante los años setenta.

Sobre la hornacina, el monograma del Ave María; que hoy casi no se aprecia y que constituía el escudo de armas de la hermandades de la Aurora, primitivamente denominadas por los capuchinos “Compañías del Ave María.“ Este escudo se reproduce en un buen número de portadas de casas señoriales de Grazalema, que proclaman la pertenencia de las clases más pudientes a esta corporación.

.

capitel112

.

Entre el monograma mariano y la hornacina de la Virgen se encuentra una artística lápida que expresa las fechas de inicio y fin de las obras y a los lados de la puerta de acceso, figuran tallados en dos sillares los nombres de los Hermanos Mayores en ambos momentos.

El edificio se encuentra flanqueado en todas sus esquinas por pilastras de orden toscano; rematando la fachada un frontis, sobre el que se encuentran por tres espadañas de arenisca para las campanas y por una balconada de hierro.

 .

ckr ksas_phixr

.

Como hemos anticipado, la iglesia tiene en su interior la forma de una elipse ovalada de 10 por 11 metros de diámetro, con dos niveles o alturas. En rigor el templo es un elipse que como vimos representaba el mundo de lo celestial o espiritual enmarcado en un rectángulo que representa el mundo y lo terrenal,

.

20140531_144430

 30swphy.

 

Esta elipse presenta una disposición centralizada con respecto a ocho puntos equidistantes, que se remarcan por ocho pilastras cajeadas muy planas, rematadas por capiteles jónicos dispuestos en los ángulos que sirven de base a ocho arcos ciegos. Los capitales se eliminaron en la restauración que se hizo del templo en los años setenta.

IGLESIA DE LA AURORA N1_phixra

 .

Dentro de los arcos ciegos se abrían: “cuatro altares de madera con sus retablos, dos de madera pintados y dorados con la imagen de Nuestra Señora de los Dolores, San José, San Antonio Abad y San Francisco de Paula. Todos de talla menos el de San José que es de cartón piedra”, así como siete cuadros de lienzo y una litografía (9).

 .

10801907_880642055320152_7072868149784925925_n_phixr (1)3ef

.

Sobre estos arcos, se levanta un segundo cuerpo, separado del primero, por una balconada de hierro y que se encuentra dividido por la prolongación de las ocho pilastras del primer cuerpo de la iglesia, rematas esta vez, por capiteles corintios. En las ochos secciones resultantes, se abren amplios ventanales y puertas que dan acceso a varias dependencias decoradas con tondos y ricas yeserías que remataban los accesos a las dependencias. Todo ello fue eliminado en las obras de reconstrucción, que no de restauración, realizadas por la Caja de Ronda en los años setenta del S. XX.

La bóveda elíptica que cubre el edificio, se encuentra dividida a su vez en ocho secciones que parten de cada una de las columnas en las que se divide todo el edificio, hasta llegar a un punto común marcado por un moldurón de yeso. La bóveda descansa toda sobre un cimborrio octogonal.

 .

eswepecialqw_phixr

 .

Tras la restauración, aparece como una bóveda surcada por sencillas nervaduras decoradas con yeserías mistilíneas iguales a las de la capilla mayor y que actualmente han sido eliminadas en una reparación del tejado efectuada a finales de los años ochenta.

Simbólicamente, la forma octogonal del cimborrio y tejado, que ya se anunciaba con la separación del espacio interior por las ocho columnas de sus muros, la explica Ratizinger, en la obra anteriormente citada, señalando como los Padres de la iglesia consideraron la historia del mundo como una gran semana de siete días, que tendría su paralelismo con las edades del hombre. El octavo día expresaría el tiempo nuevo que comienza con la Resurrección.

 .

IGLESIA DE LA AURORA N3,kmn_phixrad

.

Pero es mas, los vértices de los muros que forman el cimborrio octogonal y de todos los pilares con los que se alinean estos, están  orientados a cada uno de los ocho vientos o puntos cardinales del mundo formando una auténtica rosa de los vientos.

En general el usó de estas formas octogonales provenía de  los escritos de Vitrubio, arquitecto romano que creía que existían ocho vientos fundamentales que provenían de los ocho puntos cardinales y de los que dependía la salud integral de las personas y de los que cualquier construcción debía proteger a los habitantes para que no enfermaran. Se trataría pues de simbolizar la salud que generaba el bautismo y la iglesia representada en sus muros, al administrar los sacramentos, frente al pecado simbolizado por los malos vientos.

 

20140531_144434_phixr

  .

El Capilla mayor  y la antigua imagen de la Virgen de la Aurora

La capilla mayor, es la pieza mejor conservada. A ella se accede mediante el ascenso de tres escalones que representan la Santísima Trinidad, y a donde se debía dirigir la oración a través de la mediación del Verbo Encarnado presente en el Sagrario.

 

De planta cuadrada y exenta,  se cubre con una bóveda vaída de yeserías mixtilíneas originales. que afortunadamente sobrevivió a los avatares por los que ha pasado el templo.

 

a3

.

El presbiterio dispone de un coro alto que se alza sobre la antigua sacristía que conserva también  las yeserías originales, pero que ha perdido los cerramientos y celosías de carpintería.

 

a1

Coro alto de la capilla mayor.

 

a2

Techo de la sacristía.

.

En la capilla mayor existía una retablo tallado en madera, pintado y dorado, cubierto por un guardapolvo cuya sombra y anclajes pueden apreciarse en las fotos tomadas tras la destrucción de la iglesia en 1.936, y que estaba flanqueado por dos ángeles de madera con función de lampadarios.

 

cornucopia_phixra

Cornucopia del Camarín fotografiada en 1.907 por Romero de Torres.

 .

El camarín de la Virgen, se encuentra a su vez exento de la capilla mayor y contaba con unas interesantes cornucopias y yeserías primitivas, que ya llamaron la atención de Enrique Romero de Torres en su Catálogo monumental de la Provincia de Cádiz de 1.907.

En el camarín se veneraba la Virgen de la Aurora; imagen sedente de la virgen con el niño y que portaban cada uno, una vara de plata con un estandarte de seda, ofreciendo la Virgen en la mano derecha una pequeña manzana o fruta que hacía que se le conociera popularmente como la “Virgen del Higuito”.

 

20140531_145249_phixr

Pechinas del camarín, donde se colocaba la cornucopia fotografada por Romero de Torres.

.

La Virgen se adornaba con brazaletes y zarcillos de oro en forma de lazo con tres esmeraldas grandes y con un collar con cinco esmeraldas de igual tamaño y varias pequeñas con una cruz añadida al collar. El niño también poseía su ajuar de cadenas de plata y potencias del mismo metal.

La efigie se encontraba depositada en su trono-peana de carrete de madera tallada y dorada de tradición malagueña y que le servía de peana, escoltada por dos ángeles de talla. (10)

.

20140531_145257_phixr

Cúpula del camarín.

.

La descripción que se conserva de la imagen, es similar a otras imágenes de la  misma época y advocación, y que aún se conservan en numerosas poblaciones, fundamentalmente del sur de la provincia de Córdoba, como Montilla, Lucena, Priego, Rute o Puente Genil.

Tras su destrucción durante la guerra civil, los restos calcinados de la imagen se conservaron por largo tiempo bajo las escaleras del camarín, desconociéndose su paradero actual.

El ajuar completo de la iglesia, que incluía tambien una imagen de Santa Ana con la Virgen niña, de mucha devoción en el pueblo, se encontraba inventariado en 1.933, en la forma que reproducimos en la nota al pie del artículo. (11)

 

virggen de la wee_phixr

La Virgen de la Aurora de Grazalema, debió ser similar a alguna de estas imágenes de la Virgen de la Aurora de las provincias de Granada y del sur de Córdoba.

 .

La Guerra de la independencia

 

Durante la guerra de la independencia, la iglesia de la Aurora formará parte del escenario de los duros enfrentamientos que tuvieron lugar en el pueblo, los días 6 de abril y 3 de mayo de 1.810.

Ante la rebelión generalizada de la serranía, el mariscal Soult envió desde Sevilla al Coronel Bessieres, con el objeto de contener la insurrección serrana. En la creencia de que Grazalema era el foco de la misma, la atacó con tres mil hombres el día 6 de abril.

Los grazalemeños, ante el aviso de la llegada de las tropas, enviaron a todas las mujeres y niños a las alturas de la sierra, apostándose en la plaza en torno a la Aurora y en la ermita del Calvario, dejando para el día siguiente la resistencia.

En la memoria colectiva de muchas familias, aún se conservaba el relato de los más mayores que oyeron contar a sus abuelas como pasaron aquella noche a la intemperie en la sierra.

En la casa de mi abuelo Antonio Salas, incluso se conservó hasta no hace muchos años, los restos de una manta de cuadros azules que utilizó sus tatarabuela Catalina Palacios para protegerse del frió  aquella noche.

 

34028_131796320186481_3172789_n

Guerrillero serrano

.

En dicha acción, estuvo presente un joven teniente suizo del 2º de Húsares francés, M. de Rocca que dejó escrito en sus memorias, su testimonio sobre esa jornada indicándonos que:

.

“La Villa de Grazalema era la plaza fuerte de los serranos. El mariscal Soult hizo que fuera atacada por una columna de tres mil hombres. Los contrabandistas se defendieron casa por casa y no abandonaron la plaza hasta que se agotaron las municiones, escaparon después a los montes después de haber hecho sufrir a los nuestros considerables pérdidas y recuperaron la villa en cuanto se alejó de allí la columna”. (12) 

.

Como represalia a este fracasado ataque, vuelven los franceses a Grazalema, el día 3 de mayo del mismo año. En esta ocasión, según el brigadier Peinado, segundo al mando de las tropas españolas en la sierra, integra la columna francesa siete mil soldados que atacan la población arrasándola, aunque  (13).

.

“… nunca pudo apoderarse de Grazalema. Los contrabandistas, (nos vuelve a narrar el teniente Rocca), se habían atrincherado en la plaza que se abre en el centro de la villa y cubierto con colchones las ventanas de las casas que se habían convertido en fuertes. Doce húsares del 2º regimiento y cuarenta voltiguers que iban de vanguardia, llegaron a esta plaza sin encontrar resistencia, pero no salió de allí ni uno solo, tal fuego recibieron desde todas las ventanas a la vez, los que fueron enviados sucesivamente para tomar la plaza perecieron del mismo modo”.(14)

 

b5d9c-1465174_680725338645159_658989499_n1_phixr

Balas de los enfrentamientos habidos con los franceses recogidas en las inmediaciones del Calvario. Foto Francisco Diánez

Según Sánchez del Arco, La fortaleza del templo dio mayores ventajas a los que en el combatían, distinguiéndose en su defensa el vecino Francisco Pece que sin más compañía que su valor, dio muerte a tres soldados y terminó sus días a las puertas de la iglesia de la Aurora. (15)

En los archivos parroquiales de Grazalema, Romero de Torres, menciona la existencia en 1.907, de un memorial y relación de los nombres de los patriotas caídos ese día (16)

El comandante de una de las partidas guerrilleras que llegaron a auxiliar a Grazalema una vez finalizaron los combates, Alonso Ramirez, informó a Serrano Valdenebro, que:

.

  “…Grazalema ya no es Grazalema, pues queda incendiada excepto las casas de la plaza, por haber estado defendidas esta noche pasada por unas quantas personas apostadas.” (17)

.

La defensa de la plaza y de su iglesia, fue  providencial para salvar el templo, pues tras el ataque a grazalema los franceses redujeron:

.

 “… a cenizas tres cuartas partes de la población, quedando asoladas las mejores casas, y todas las producciones de lana, aceites, tocinos y demás que componían la subsistencia de sus vecinos, quedando todos en la mayor miseria (18)

 

Sin títuloM,..¡KNH

Restos de la placa y portapenacho de un Chacó francés encontrado en Grazalema.. Colección de John Smith.

.

Incendiada y hundida parte de la techumbre de la iglesia de la Encarnación, el 10 de agosto de 1810, se reúnen el Párroco, Alcaldes Ordinarios y Hermanos Mayores de las hermandades de Grazalema, acordando asumir la restauración del templo, para lo cual, pondrían en un fondo común, el valor de la plata y los fondos que todavía poseían y que habían logrado salvaguardar de la rapiña napoleónica.

En dicha reunión, se hizo constar como el techo, los retablos, el vestuario y los vasos sagrados de la parroquia, estaban convertidos en cenizas, por lo que era urgentísimo, al menos, arreglar su techumbre para que el templo sirviera de nuevo para las funciones sagradas, ya que hasta ahora se estaban realizando en la ermita de la Aurora en la que apenas cabía la décima parte de las almas.

Para esta restauración se nombró una comisión en la que actuó de tesorero Alonso Melitón Basquez, a la sazón Hermano Mayor de la hermandad de Nuestra Señora de la Aurora. (19)

 .

El Siglo XIX

 

AURORA

Finalizada la guerra, reanuda la hermandad su vida cotidiana, como lo demuestra la declaración que efectuó de sus rentas al Obispado de Málaga para el impuesto del Real Subsidio, durante los años 1.812 y siguientes:

 .

“Relación que hace don Joaquín Vázquez y Fuentes de los bienes que son de la Hermandad de Nuestra Sra. De la Aurora como Mayordomo que es de dicha Hermandad.

En el año 1.805,1 806, y 1. 806, tenía las fincas siguientes:

Una casa en la Calle de la Puentezuela que gana 300 reales.

Otra casa frente del Tinte de calle Arcos en 385 reales.

Otra casa en el postiguillo que gana 165 reales.

Media casa en el camino de la hermita que gana 066 reales

Un censo sobra la casa de don José Gómez de 66 reales

Otro censo sobre la casa de don José Ribera de 81 reales.

Otro censo sobre la casa de don Roque Pomar 0.33 reales y de doña dolores Dives con 61 reales.

Total 10.112 y ½ rs.

Y en el año 1.815 y 1.816 se agregaron en usufructo una casa en los Corrales por 880 reales y un censo sobre un batán que gana 295 reales.” (20)

Nada hacía presagiar, la grave crisis que se cernía sobre todas las hermandades. Por ley de 29 de julio de 1837, el estado liberal culmina el proceso desamortizador confiscando todos sus bienes, declarando de propiedad nacional los bienes raíces, rentas, derechos y acciones de las comunidades, institutos religiosos, hermandades y cofradías.

 

IGLESIA DE LA AURORA N2_phixr

Fachada de la iglesia tras su incendio en 1.9*36, donde puede observarse el hundimiento de su bóveda.

 

Privada de sus recursos,  la hermandad de la Aurora, y en general todas las hermandades que tenían por objeto los rosarios callejeros, entran en una profunda decadencia. La razón no fue sólo económica. La realidad es que los rosarios ya: “… no responden a las inquietudes de un pueblo, que sufre una marcada crisis de identidad religiosa, social, pero sobre todo vital. La religión deja de constituir la única referencia mental y los elementos sagrados van poco a poco abandonando la vía pública y retornando a los templos. El Rosario público cotidiano empieza a ser una reliquia del pasado, al que ya no se le ve sentido”. (21)

Con el paso del siglo, se va limitando la celebración de los rosarios de la Aurora a las grandes festividades, a la par que  la iglesia de la Aurora queda arruinada y cerrada. Sólo a finales de siglo, el arcipreste de Grazalema don Carlos Jiménez, promueve la reparación de la iglesia y restaura el rosario de la Aurora, como deja constancia en una carta dirigida al Obispo de la diócesis en 1.897:

 

Tio Carlos (1), HOUG

Rvdo. P. don Carlos Jiménez, Arcipreste de Grazalema que restableció el Rosario de la Aurora en 1.897.. Foto Concha Navarro Rivas.

 .

“Con suma satisfacción participo a V.E.I. haberse en el presente año restablecido el Rosario de la Aurora los Domingos y días festivos del año, de madrugada formado por hombres y por la tarde por señoras y señoritas; práctica santa que ha muchos años cayó en el olvido. (…) con gran contentamiento de todo este vecindario y muy particularmente de aquellas personas que conocieron siempre en su pueblo esta práctica piadosa.”

 .

En 1.916 don Carlos incluso anunciaba al Obispo la reparación de la iglesia y su intención de actualizar y adicionar las antiguas constituciones de la hermandad, (22)

Ya en plena república, la victoria del Frente Popular en la elecciones del 16 de febrero de 1936, supuso el acceso al poder de algunos de los partidos más violentos y exaltados de la izquierda española, que iniciaron una campaña de huelgas, incendios, asaltos y otras alteraciones del orden público que los más moderados de dicha coalición no supieron o no quisieron evitar.

,

IGLESIA DE LA AURORA N6_phixrD VRWE

En esta foto de principios de los años cuarenta, pueden observarse, los distintos cuerpos exentos de la capilla mayor y camarín, de las sacristía, y casa del sacristán y dependencias auxiliares que se aprovecharon en los espacios muertos existentes entre la planta cuadrada del edifico y la plante elíptica o circular del interior de la iglesia.

.

La Iglesia fue el objetivo primordial de dicha campaña organizada, de acoso y violencia revolucionaria. Grazalema no fue una excepción cuando: “El Ayuntamiento formado por el triunfo del Frente Popular, prohibió el toque de campanas, el viático solemne y los entierros católicos”. El clima anticlerical se fue incrementando hasta que “El 20 de abril de 1936, comenzaron a saquear la Parroquia e Iglesias de San José, San Juan e incendiaron la de la Aurora y el Calvario”. (23) 

En el incendio se hundió la cubierta, perdiéndose la imagen de la Virgen de la Aurora y todo su ajuar, sirviendo a partir de ese momento como almacén e incluso como lugar para el encierro del Toro de la Virgen del Carmen.

 

IGLESIA DE LA AURORA N4_phixr1

 .

No será hasta los años setenta del S. XX, cuando el grazalemeño don Juan de la Rosa, Presidente de la Caja de Ronda, acometa la reconstrucción, que no restauración del templo, eliminándose los restos de las yeserías, capiteles y tondos para abaratar la obra.

 

Hoy en día, la Iglesia de la Aurora, pese a constituir la pieza más importante y elegante del patrimonio cultural de Grazalema, sigue languideciendo, presentando alarmantes signos de deterioro en su fachada y en sus cubiertas que determinarán su pronta ruina si Ayuntamiento y Obispado no reaccionan con diligencia.

 

IGLESIA DE LA AURORA N1ws_phixr

.

En el momento de esa necesaria intervención que no puede demorarse más, sería la ocasión propicia para que la iglesia recuperase su pasado esplendor, mediante la reposición de la carpinteria y yeserías desaparecidas que pueden fácil y económicamente recuperarse, con base en las fotografías conservadas.

También sería el momento de reflexionar sobre un uso de la Iglesia, que compatibilizara su destino al culto, con la presencia en sus desaprovechadas dependencias auxiliares, del necesario museo que Grazalema necesita, para dar a conocer a sus habitantes y a sus visitantes, la importante historia y cultura de nuestro pueblo, y que hoy día pasa completamente desapercibida para propios y extraños.

 .

IGLESIA DE LA AURORA N3asc_phixrDF

 .

Este posible uso compatible de la Aurora sería el necesario complementó de la oferta turística de un pueblo que a pesar de vivir de esta industria,carece de la suficiente oferta cultural que pueda ayudar al mantenimiento de su atractivo turístico.

Ideas bien proyectadas me consta que existen. Ahora es el turno de quienes tienen la competencia y la habilidad de llevarlas a cabo. Esperemos que no se les recuerde por haber sido bajo su mandato, cuando se perdió el mas importante elemento  del patrimonio cultural de Grazalema.

.

DSCF2297

Inauguración de las obras de reconstrucción de la Auora.

 

 images1

Notas.-

(1)    Fray Pablo de Cádiz. Triunfo glorioso del Santo Rosario. 1.691.

  • (2) LA DEVOCIÓN DEL ROSARIO EN ANDALUCÍA: ROSARIOS PÚBLICOS, HERMANDADES Y COPLAS DE LA AURORA Carlos José Romero Mensaque (U.N.E.D. Centro Asociado de Sevilla)

  • (3) SALAS ORGANVIDEZ ANTONIA. Privilegios a la industria lanera de Grazalema por Carlos III en 1.779. Datos proporcionados por el corregidor de Ronda don Diego de Cifuentes en el informe que con fecha 29 de mayo de 1779 se le pide desde Madrid, para proveer sobre la renovación de los privilegios otorgados por Felipe V.

  • (4) LOBO MANZANO LUIS. Grazalema 1.752. Según las respuestas generales del Catastro de Ensenada. Pag. 265.

  • (5) Archivo Catedral de Málaga. (ACM) Lib. 519. Fols. 2282-2309, y libro 520 fols. 2722-2773)

  • (6) ACM legajo 328. Fols 189 y 218).

  • (7)Aunque por algunos autores quiere buscarse su autor en arquitectos de la provincia de Cádiz, no podemos olvidar que en los años en que se construyó la Aurora, el arciprestazgo de Grazalema pertenecía a Málaga, siendo lo ordinario que para las obras de edificios religiosos se usaran arquitectos e influencias propias de cada obispado. Tampoco podemos asignar la obra a Miguel de Olivares autor de la iglesia de San Pedro de Ubrique y a quien se ha atribuido la de Grazalema, pues su trayectoria solo comienza como aparejador a partir de 1.772, ni al desconocido autor de la Iglesia ochavada de San Juan de Letrán de la misma localidad, por ser esta realización posterior al año 1.801 o 1.815.

  • (8)LABARGA FERMIN. La Escuela de Cristo. Pag. 674

  • (9)(10) ACM. Legajo 574. Inventario levantado en 1.933.

  • (11) Ibídem

IGLESIA DE LA AURORA

1 custodia de metal plateado con su viril correspondiente.

2 Calices de plata.

1 vinajera de cristal.

3 urnas. 2 de madera y 1 de hojalata.

16 candelabros de metal amarillo.

6 crucifijos. 5 de metal y 1 de madera.

1 cruz de madera con peana.

1 atril de metal amarillo.

5 lámparas de metal amarillo.

5 casullas: negra, roja, verde y 2 blancas.

2 albas.

1 velo para el tabernáculo.

1 amito.

5 corporales.

1 purificador.

4 cíngulos, 2 de oro y 2 de cinta.

3 cortinillas de Sagrario.

1 velo para el monumento.

6 paños de tercipelo morado para cubrir cruces.

1 Espejo grande de cornucopia y 3 cornucopias pequeñas.

1 aguamanil de piedra con toallero.

6 aras.

8 cuadros. 7 de lienzos y 1 de cartulina.

2 ángeles de  madera para sostener las lámparas,

10 colgaduras.

6 bancos.

1 mesa de caoba con tapa de mármol.

1 frontal de madera suelo para un altar portátil.

2 juegos de sacras.

2 campanas para las torres.

1 campanilla de mano

2 pilas de piedra para el agua bendita.

1 imagen muy vieja de Santa Ana con la niña retirada del cutlo.

1 Urna de cristal con un nacimiento de cartón piedra y mesa de caoba.

1 Imagen pequeña de crucificado con dosel de terciopelo morado. Tiene dos purezas una de terciopelo morado y otra blanca.

1 púlpito de madera portátil.

Altar mayor de madera pintado y dorado en cuyo camarín está la imagen de Nuestra Señora de la Aurora, de madera tallada. Tiene la imagen del niño y trono de madera tallado y dorado con dos ángeles también de talla.

Tiene dos cordones, uno de plata y otro de hojalata y potencias de plata para el niño.

Un collar con cinco esmeraldas grandes y varias pequeñas y colgando una cruz de oro bajo, añadido al collar.Un par de zarcillos de oro en forma de lazo con tres esmeraldas grandes Dos pulseras de metal dorado.  2 varas de estandarte de plata para la Virgen y el niño.

2 estandarte de seda pequeño que llevan en la mano la virgen y el niño.

1 tabernáculo de madera portátil.

2 fanales de cristal con flores.

4 altares de madera con sus retablos,  2 de madera pintados y dorados con la imagen de Nuestra Sra. De los Dolores, San José, San Antonio Abad y San Francisco de Paula. Todos de talla menos S. José que es de cartón piedra.

  • (12)de Rocca. Memorias.

  • (13)Deposito de Guerra, Diversas coleeciones, Leg. 94. Exp. 1 Cuartel General de Gaucín

  • (14)de Rocca. Memorias.

  • (15)PEREZ REGORDAN MANUEL. Grazalema y Benamahoma. Pag. 6.

  • (16)Romero de Torres. Catálogo monumental de la provincia de Cádiz.

  • (17)Deposito de Guerra, Diversas coleeciones, Leg. 94. Exp. 1 Cuartel General de Gaucín.

  • (18) (19)H.N.CONSEJOS, 12005, EXP. 69.

  • (20) A.C.M. Legajo 1.651. Real Subsidio.

  • (21)Ibidem nota 2.

  • (22)Boletines del Obispado de Málaga. Años 1897 y 1916.

  • (23) Archivo Diocesano de Málaga. Caja 371.

  • Lisardo Guede O.M. Don Francisco. Un viaje con él, de Grazalema a Ubrique. Pag. 16.

Anuncios

Publicado el septiembre 9, 2015 en Uncategorized y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Precioso!!!
    Las fotos son increibles

  2. Diego: como siempre felicidades por este magnifico trabajo, que es mejor si cabe que los anteriores. Un abrazo.

    _____

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: