Dos reseñas periodísticas de la Grazalema de 1.926: El Padre Arnaiz, la constitución de la Adoración Nocturna de Grazalema y el fallecimiento de Cándido Ruiz.

 Sin títulojmo_phixr (1)

 Luíz Ruíz Navarro

Diego Martínez Salas

separador-para-web

 

Durante el primer tercio del Siglo XX, la religiosidad en Grazalema se ve marcada, por un proceso de secularización (por no decir de descristianización) y por un progresivo anticlericalismo que llegará a su cenit durante la década de los años treinta.

Sin embargo, como respuesta a este proceso, se produce paralelamente una revitalización de la vida religiosa, en buena parte centrada en los laicos, cuyo papel va aumentando a través de un asociacionismo religioso.

En Grazalema este “resurgir” religioso se verá promovido y fuertemente tutelado por la figura del sacerdote don Carlos Jiménez, Arcipreste de Grazalema que siguiendo las indicaciones de su Obispo, el futuro Beato don Manuel González, promueve el llamado “devocionalismo”, [1]  forma de religiosidad caracterizada por suponer una evolución desde la piedad individual, sentimental y romántica propias del S. XIX a expresiones y formas de religiosidad más sólidas, y doctrinalmente más respaldadas, entre las que destacan el culto a Sagrada Eucaristía, al Sagrado Corazón de Jesús y la devoción a la Santísima Virgen María que se consideran como el medio de alcanzar la regeneración moral en el mundo.

Tras la constitución de la Obra de las Marías en 1.916, destinada al culto del Santísimo por las mujeres de Grazalema, le llegó el turno a la fundación de la Sección grazalemeña de la Adoración Nocturna, que es una asociación de fieles (en aquellos años sólo varones) que, reunidos en grupos, se turnaban y aun lo hacen para adorar en la noche al Señor, presente en la Eucaristía, en representación de la humanidad y en el nombre de la Iglesia. Los adoradores, una vez celebrado el Sacrificio eucarístico, permanecen por turnos ante el Sacramento, rezando la Liturgia de las Horas y haciendo oración silenciosa.

 

Tio Carlos (1), HOUG

Carlos Jiménez, Párroco y Arcipreste de Grazalema entre 1896 y 1.933

 .

Afortunadamente se ha conservado la reseña periodística de la constitución de la Sección de la Adoración Nocturna de Grazalema que vamos a transcribir en su integridad por la viva descripción que hace de lo acontecido en Grazalema en aquellos días de 1.926.

 

 “La inauguración de la Sección Adoradora de Grazalema, que tuvo lugar la noche del 15 al 16 del pasado mes de mayo, resultó solemnísima.  La falta de espacio nos obliga a ser breve en la relación de lo mucho y bueno que tuvimos ocasión de admirar en aquel pueblo, que ha hecho honor a sus cristianas tradiciones.

Forman la Sección de la que es Director espiritual el celosísimo y benemérito Arcipreste D. Carlos Jiménez Rodríguez y Presidente el digno Juez de Instrucción D. Eduardo Monzón, treinta adoradores activos y buen numero de honorarios que, a juzgar por el entusiasmo de todos,  irá en aumento asegurando la vida y prosperidad de la nueva sección.

Caldeados por la predicación fervorosa del R.P. Arnaiz, entusiasta propagador de nuestra Obra, animados por las facilidades que el celo del Arcipreste dio para la fundación que tanto deseaba, e instruidos por la dirección del incansable Veterano de la Sección de Cádiz, D. Juan J. Viniegra, la nueva sección hizo los preparativos para la vigilia inaugural que fue un acontecimiento del que quedará siempre gratísimo recuerdo.

 

dones1

El Siervo de Dios. Padre Tiburcio Arnaiz. S.J.

.

El Excmo. e Ilustrísimo Sr. Obispo, que había ofrecido asistir a la inauguración llegó a Grazalema a las cinco de la tarde del sábado 15, acompañado de las representaciones de las Secciones invitadas, siendo recibido por el clero, autoridades y pueblo en masa en las afueras de la población.

Concurrieron del Consejo Supremo,  D. Luis Pinedo y D. José Cao; de la Sección primaria de Madrid, D. Fernando G. de Terán; de la Sección de Málaga, 11 adoradores con el Director espiritual y el Presidente y el Secretario del Consejo Diocesano; de la sección de Gibraltar, 6 adoradores; 24 de la de Ubrique, cuatro de la de Ronda, cuatro de la de Olvera; 2 de la de Alora, 1  de Alhaurin el Grande; 6 de la de Cádiz, 15 de la de Algodonales; 4 de la Línea de la Concepción y 1 de cada una de las de San Fernando, Puerto de Santa María y Chiclana.  También asistieron el Muy Ilustre Sr. Canónigo Doctoral de Jerez, D. José M. Guevara, Beneficiado de Málaga y el párroco de los Santos Mártires, hijos del pueblo; los Arciprestes de Ronda y Campillos y el Párroco de Villaluenga, natural de Grazalema, con una nutrida representación de sus feligreses.

Después de los saludos de rigor se armaron las banderas y organizados en dos filas los adoradores, completamente rodeados de aquellos vecinos, se hizo la entrada en el pueblo, cantando el himno eucarístico y dirigiéndose a la Iglesia para visitar a nuestro Señor. Todas las calles del pueblo estaban engalanadas luciendo en sus balcones colgaduras con atributos eucarísticos, inscripciones alusivas a la fiesta y guirnaldas de flores.

Rezada la estación por el Sr. Arcipreste, S.E., visiblemente emocionado dio las gracias al pueblo por el recibimiento que había hecho a la Adoración Nocturna, se congratuló del ejemplo que daba Grazalema, respondiendo a sus tradiciones piadosas y dio la bendición a los fieles que llenaban la Iglesia.

 

200px-ManuelGonzalezobispo

Beato Manuel González, Obispo de Málaga y gran impulsor de la devoción Eucarística.

.

La vigilia comenzó a las diez en la forma señalada en el Ritual, siendo un momento emocionante el de presentar el padrino, que lo fue el Sr. Arcipreste, Fundador, la bandera ya bendecida de la Sección, mientras que las demás se rendían.  El R.P. Arnaiz subió al púlpito y con la blanca bandera en la mano, pronunció una alocución hermosísima, felicitando al pueblo de Grazalema, que ya tiene la dicha de contar entre sus hijos una sección de la guardia Real Nocturna de Jesucristo Sacramentado, agradeciendo a las Secciones representadas la asistencia a la Vigilia para el esplendor de la misma y para alentar a los nuevos Adoradores y recomendado a éstos la fidelidad y perseverancia en ésta Obra mediante la obediencia a sus jefes y la observación del Reglamento.

Durante el Te Deum juraron los adoradores la bandera, continuando la Vigilia muy solemnemente, destacándose el Invitatorio y el himno de Maitines, así como el de Laudes y el Benedictus, cantados, según la tradición gregoriana.

A las cuatro, el Excmo. Sr. Obispo celebró la Misa en la que recibieron la Sagrada Comunión ciento diez adoradores,  distribuyéndose a las señoras que fueron numerosísimas en el Sagrario.

 

Sin títuloEG RY42 qw_phixrQSC

Restos de la Bandera de la Adoración Nocturna de Grazalema y antigua custodia parroquial utilizada durante los actos de 1.926 y que actualmente se conserva en la Iglesia de San José.

 

.

Después de la misa, se organizó la procesión que recorrió la carrera del Corpus, llevando el Santísimo, bajo palio, el R.P. Arnaiz. En la puerta de la iglesia de la Aurora, dio el Sr. Obispo la bendición al pueblo, haciendo el P. Arnaiz un caluroso fervorín.

Asistieron las banderas de la secciones de Madrid, Gibraltar, Málaga, Cádiz, Antequera, Ronda, Alhaurin el Grande, Alora, Ubrique, San Fernando, Algodonales, Olvera, Puerto de Santa María, Chiclana, Linea de la Concepción, Puerto Real y la de Tarsicios de Gibraltar.

La iluminación y adornos de la Iglesia fueron esplendidos; también fueron iluminadas las fachadas de la Parroquia y de muchas casas particulares.”

 .

Finalizados los actos, el Padre Arnáiz, a quien el pueblo llano consideraba ya como santo. Siguiendo su costumbre, preguntó al párroco por los enfermos e impedidos a quien poder visitar y llevar consuelo.

En ese momento en el hogar de Natividad Dorado reinaba el abatimiento y desconsuelo.  Su esposo, Cándido Ruiz, aquel maestro regeneracionista, meteorólogo y naturalista del que ya hemos hablado en varias ocasiones, guardaba cama desde hacía más de seis meses, gravemente enfermo. A comienzos de otoño, en un paseo escolar con sus alumnos al campo, una repentina tormenta les empapó a todos.  Los chaveas se sacudieron  la “calzoná”, pero él cogió un monumental resfriado.

 

Sin títuloljblk1_phixr

Natividad Dorado y Cándido Ruiz Ruiz

.

El médico fue pesimista: “no me hizo caso, se mal curó y ahí está el resultado, una bronconeumonía complicada de la que no puedo sacarlo”.  La medicina rural no podía hacer más en aquellos tiempos.

Durante aquél invierno, especialmente frío, su estado se agravó en varias ocasiones, temiendo la familia que llegaba el  final.

Cándido, sabedor de su estado y ferviente católico, pidió los últimos Sacramentos, la Extremaunción.  En aquellos tiempos la liturgia se aplicaba al pié de la letra: eran los últimos.  Tanto que frecuentemente llegaba el sacerdote demasiado tarde.

Cuatro veces vieron los vecinos cruzar la Alameda al párroco,  D. Carlos Jiménez, precedido por dos monaguillos: uno portando el farol y el otro anunciando con golpes de campanilla, inconfundibles, la presencia del Viático en la calle.   Cuatro veces mejoró.

 

41l,jplj

Banda de Música de Grazalema. En el centro y sosteniendo al niño su director Ramón López, padre de Teresa y Dolores López,  las “niñas del teléfono”

 

.

Llegado al pueblo en la misión que hemos visto, el P. Arnáiz, trasladó al Párroco su deseo de visitar a los enfermos de Grazalema.  Aunque a D. Carlos le constaba que Cándido pasaba por una temporada de mejoría, consideró que la visita del misionero sería del agrado del enfermo y lo incluyó en la lista.

Aquél día Natividad, recibió la anunciada visita.  Le acompañan sus siete hijos, todos vestidos con sus mejores ropas, aquellas  reservadas solo para los domingos, esperando respetuosos el turno para besar la mano al misionero.

El jesuita subió a la alcoba y quedó a solas con el enfermo; después de oírlo en confesión y confortarlo, pasaron unos minutos en agradable charla.  A modo de último saludo de despedida y ya bajando las escaleras, D Tiburcio se detuvo, y volviendo la vista al enfermo le dijo:  Cándido, hasta que nos veamos en el Paraíso”.  Horas después fallecía Cándido, sumiendo en el dolor y desconsuelo a su familia a quien el periodo de mejoría había hecho concebir esperanzas de recuperación.  Era el 16 de marzo de 1926.

Al sepelio asistió la Banda de Música de Grazalema, homenaje particular que espontáneamente le tributó su director, Ramón Lopez, el padre de las telefonistas, amigo y compañero de reuniones y saraos, que no paró de interpretar marchas fúnebres.  El féretro lo cubrieron con la bandera nacional. Estos hechos, no habituales en el pueblo y desconocidos hasta entonces por los vecinos fue muy comentado.

El Destino quiso que la noticia de la muerte de Cándido y de la Misión del padre Tiburcio Arnáiz, aparecieran el mismo día y juntas en la prensa.  También fue la última misión del Padre.   El misionero falleció en la Residencia de los PP. Jesuitas el 18 de Julio del mismo año, en olor de santidad.

Dentro de su proceso de beatificación, se ha investigado que el padre Arnaiz tenía el don de profecía, hasta el punto de llegar a conocer tanto la fecha de su propia muerte, como la de algunos de las personas enfermas a la que asistió durante los últimos meses de su vida. De ahí que las palabras del Padre Arnaiz despidiéndose  “..hasta que nos veamos en el paraíso”, puedan interpretarse en el sentido de que conoció, el inmediato fallecimiento de nuestro Grazalameño y la próxima reunión de ambos en el paraíso donde seguramente  gozan de la gloria eterna.

 

 Fallecimiento Abuelo

 Recordatorio Abuelo
images

[1] Federico M. Requena, Vida religiosa y espiritual en la España de principios del siglo XX, in: Anuario de Historia de la Iglesia, 11 (2002), pp.  62 ss.

Anuncios

Publicado el octubre 14, 2015 en Uncategorized y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: