Juan “El Mecha”, sus hurones y otros caracteres de Grazalema.

64790376

separador-para-web

 Por Gabriel Naranjo Carrasco

 .

Dedicado a  Don Francisco Campuzano Mateos (Paco Campuzano)

Se lo dedico porque sé lo mucho que él adora Grazalema, por lo buen amigo que es (era) de mi padre y porque estoy seguro de que algunas de las cosas que voy a contar le van a gustar y a darle un poco de alegría en estos momentos de su vida.

Para los que no lo sepan decirle que Paco Campuzano fue entre otras muchas cosas el delegado de la multinacional americana Westinghouse para Andalucía occidental. En aquellos tiempos (finales de los 60) esta multinacional fabricaba electrodomésticos y decidieron abrir sucursales en España, para representar a la compañía necesitaban a una persona de trato amable, buena educación y dotado para las relaciones publicas, entre otros muchos candidatos eligieron a nuestro Paco Campuzano para que los representara.

La nevera que hubo en el bar de mi padre durante más de 15 años fue una Westinghouse, Paco se encargó de los trámites para que llegara al pueblo,  fue la segunda nevera que empezó a funcionar en un bar en Grazalema (la primera creo que fue la de la bodega de Paco Castro) gracias a ese maravilloso invento (ahora todo nos parece normal pero no siempre ha sido así) las cervezas (y el Tio Pepe) estaban fresquitas. Aquella nevera nunca tuvo ni la más pequeña avería…..creo que por eso mismo esa compañía (Westinghouse) dejó de fabricar electrodomésticos…porque eran demasiado buenos y duraban demasiado tiempo…y eso es poco rentable.

Voy a contar algunas pequeñas anécdotas de algunos caracteres de aquellos tiempos,

Nuestro pueblo siempre fue rico en personajes entrañables y los que salieron de los duros tiempos de la Guerra y posguerra eran de verdad únicos, venían de pasar tiempos muy duros y cuando las cosas se suavizaron afloraron sus personalidades que nos brindaron momentos inolvidables a los que tuvimos la suerte de conocerlos.

Pienso que uno de los mas interesantes de los que yo conocí fue Juan El Mecha (también conocido por Mechilla o Mechita), el apodo creo que le venía porque cuando era joven había trabajado en las obras y caleras que se hicieron en Grazalema y alrededores y para las que se necesitaron muchos barrenos. Juan era el encargado de poner y cebar las mechas de aquellos barrenos y de ahi le vino el apodo.

Mis primeras memorias de Juan son de las ferias y fiestas cuando iba con un canasto vendiendo avellanas y caramelos, también solía llevar media docena de cubiletes o amarguillos y  los rifaba “al corte”….es decir vendía una o varias cartas a las personas que querían participar (a dos reales la carta) y luego con otra baraja se cortaba y el que tenía la carta que salía al cortar se quedaba con el premio. Los cubiletes costaban una peseta cada uno…..o sea que el negocio era bueno para Juan…..(6 cubiletes = 6 pesetas. 40 cartas a 2 reales =20 pesetas….o sea que ganaba 14 pesetas en cada rifa…para los más jóvenes decirles que eso era algo así como 8 centimos de euro). El único problema que tenía el “negocio” era que las rifas se consideraban ilegales y Juan tenía que andar con ojo con que las “autoridades” no le confiscaran el canasto junto con las avellanas, caramelos y cubiletes.

.

Paco Campuzano Joven

Francisco Campuzano Mateo

.

Yo nunca conocí a Juan trabajando para nadie, él iba a lo suyo y prefería vivir a su aire. La disciplina no iba con él. Su “oficio” mas conocido era cazador furtivo. Sin escopeta, hurón (casi siempre hembra), perro, (casi siempre hembra) palo, red y alambre. Yo lo sorprendí un día en la Sierra de Jauleta cuando estaba comiendo….le di un gran susto porque creyó que eran los civiles….nos asociamos y salimos muchas veces a cazar juntos….él no era muy amante de la escopeta ya que decía que hacía mucho ruido pero lo convencí y aun recuerdo muchos de los sitios donde él me llevaba, soltaba la hurona en un agujero y me decía por donde iba a salir el conejo, casi nunca se equivocaba…..él llamaba a estos sitios  “bujeros calientes”.

Uno de sus mejores “negocios” consistía en vender sus bien entrenadas perras a “los ubriqueños”. Estos cazadores solían ser industriales o propietarios de negocios en Ubrique, tenían dinero pero no tenían tiempo para adiestrar perros. Juan dinero no tendría mucho (aunque nunca le faltaba) pero tiempo era lo que le sobraba y al salir muchos dias a cazar (era su medio de vida) sus perras eran excelentes y estaban muy bien adiestradas. Cuando aquellos hombres salían de caza con él y veian a la perra en acción le pagaban pequeñas fortunas por aquellos animales.

Un dia por estas fechas (poco antes de La Virgen del Carmen) sobre las 11 de la mañana se presentaron en el bar de La Plaza de Abastos los siguientes personajes: Pablito Nicolás, Sebastian El Chanini, Placidín y Juan El Mecha, muy animados, muy contentos y muy amigables, después de tomarse unas cuantas cervezas decidieron irse a La Huerta de Benhamahoma “Ancá Er Cancha” a tomarse unas copitas en la terraza al fresquito. Pablo tenía un coche (creo que era un Seat 1430) y allá que se marcharon los cuatro en amor y compaña.

Como tres horas después llegó alguien al bar y dijo que venía de El Bosque y que algo más abajo del Puerto del Boyar había un coche parado en una cuneta con las puertas abiertas y que en la parte de abajo de la carretera había cuatro tíos rodando por un alfargen en una especie de batalla campal….los que había en el bar se imaginaron de quien se trataba y esperaron acontecimientos…..un rato después apareció el coche de Pablo y se empezaron a bajar los ocupantes….el primero en llegar al bar fue Juan El Mecha que pidió una cerveza “pero que sea por mi cuenta Juan”…a continuacion empezaron a llegar los otros diciendo todos lo mismo….tenían algunas señales de la trifulca (rasguños, algo sucios…etc).

Cuando mi padre le preguntó a Pablo lo que había pasado éste con esa voz tan peculiar que tiene cuando está medio en broma y tiene ganas de armarla le respondió con una frase que pasó a la historia: “Este Mecha es una fiera Juan…. las barbas me han amortiguado los golpes”.

Al parecer cuando se hartaron de darse tortas y rodar por el alfargen pues se volvieron a subir al coche ..….pero (eso sí) sin hablarse ya que al parecer aquello había sido un “todos contra todos”, nunca supimos el motivo de la pelea ni por qué se inició.

.

 

11743635_894132593996420_659753760_oef43f

Pablito Nicolás con sus sempiternas barbas.

.

Juan El Mecha era un gran jugador de tute subastao ( creo que el mejor con el que yo he jugado), utilizaba varias frases cuando jugaba, algunas se repiten todavia entre los jugadores de tute. Una de ellas era cuando el subastador se quedaba sin triunfos….Juan gritaba: “La igualdad ante la ley”…..y luego con una voz más bajita añadía: “decían los anarquistas” (estamos hablando de principios de los 70 y había que tener cuidado con lo que se decía). Despues de jugar muchas veces con él creo que más que ganar una subasta lo que le gustaba y con lo que disfrutaba al máximo era cuando el jugador perdía …..y más si tenía que doblar el plato….otra de sus frases  cuando alguien hacía una buena jugada era: “Inteligensiaaa….prefiero a un sinverguenza antes que a un tonto….de un tonto lo único que se puede esperar es una tontería”.

Otra de las cosas que nos ha quedado de Juan es que en Grazalema cuando alguien hacía alguna gamberrada se le decía (no sé si se sigue diciendo) “tienes más delitos que el hurón del Mechilla” y se contaba alguna cosa que (supuestamente) había hecho el mencionado hurón….todas eran exageraciones. Una de ellas decía que Juan echó el hurón en un agujero en El Cortinal y el animal había salido en el caño de la puerta del cuartel (cuando el cuartel de la Guardia Civil estaba frente al Cafelillo había un caño en la misma puerta)……como digo ésto eran exageraciones pero yo voy a contar una cosa  que me la contó el mismo Juan varias veces así que creo que es totalmente cierta.

Juan vivía en la Callejilla de Los Toros, en la ultima casa a la izquierda lindando con los Corrales, el cabo Miguel alquiló una casa dos o tres portales más abajo de donde vivía Juan (luego se cambió de casa pero vivió allí algun tiempo). Un dia Juan se puso a limpiar el cajón de su hurona y la dejó suelta por la casa, la puerta de la calle no cerraba bien (ninguna puerta cerraba bien en aquellos tiempos) y tenía un espacio entre la parte de abajo y el suelo……la hurona se escapó…..Juan no se había dado cuenta hasta que oyó que alguien llamaba a la puerta y cuando abrió se encontró con la esposa del cabo (una mujer muy simpatica) con unas tenazas en la mano con las que tenía cogida al animal y le preguntó: “Juan esta “rata” es suya”?

Así me lo contó Juan varias veces, yo me reía mucho y le decía que entonces la frase (tienes más delitos…) tenía fundamento ya que entre tantos sitios donde la traviesa hurona se podia haber ido había escogido la del cabo Miguel.

.

1902875_612205262189156_1051774902_n

Bar de Juan Lara o de los Cazadores, lugar habitual de reunión de los protagonistas de este relato.

,

Por ultimo contaré algo que estoy seguro recordarán los que estuvieron conmigo aquella noche. No los recuerdo a todos pero si que estoy seguro de que uno de los presentes fue Jorge (Jorge Lopez Menacho). Era el año 1978. Yo estaba trabajando en Marbella, me había comprado un coche nuevecito (R-5) con el que estaba como Mateo con su guitarra….incluso habita forrado los asientos con piel imitación leopardo (como lo leen) y les puedo asegurar que tengo un montón de anécdotas inenarrables de aquel Renault 5.   Ese invierno yo estaba en Grazalema (los hoteles solo se abrian para la temporada de verano) y una noche cuando cerraron todos los bares unos cuantos elementos nos fuimos a beber cervezas y jugar a las cartas a la casa de Naranjo en la calle Nueva (Naranjo era el representante para Grazalema de la cerveza Skol). Juan El Mecha estaba con nosotros pero esa noche estaba imposible y le pedimos que se marchara. Cuando salimos de la casa a las tantas de la madrugada nos encontramos con la sorpresa de que todas las cajas de cerveza que Naranjo tenia apiladas en la puerta de su casa estaban encima de mi adorado coche (las cajas estaban llenas de botellas vacías ya que en aquellos tiempos había que devolver los envases) …..ya se pueden imaginar mi cabreo y las carcajadas de todos los demás mientras quitábamos aquel montón de cajas de encima del coche.

11694236_894132750663071_184925045_nef

Placidín tras apuntillar al Toro.

.

Donde quiera que esté Juan El Mecha quiero que sepa que aunque no siempre me porté bien con él su recuerdo pervive en mí, su boina, su gorra y su chaquetón en invierno eran inconfundibles en las calles y plazas de Grazalema.

.

images1

Anuncios

Publicado el julio 20, 2015 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Maria Dolores Naranjo

    Ese pequeñito bar , tenia grandes personas de clientela. Bonitos e inolvidables tiempos!!!

  2. Fernando Campuzano Domínguez

    Leo estas anécdotas como si leyera una página de mi pueblo. Son para escribir un libro ….

  3. paqui tere castro

    hola soy nieta de juan el mecha a sido un honor para mi poder haber leido estas palabras sobre mi abuelo.te agradezco tus palabras.no te has equivocado en nada.mi abuelo era un fiera indiscutible con un temperamento arroyador.una pieza unica de la serrania de grazalema.muchas gracias x estas bonitas letras .mi padre y yo nos hemos emocionado.gracias

    • Gracias a vosotras por vuestras amables palabras. Es bonito que todos recordemos siempre a nuestra familia y paisanos y que queden esas ñequeñas lineas como recuerdo a nuestros paisanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: