Francisco Ruiz Furest

 

 don francisco 001

.

separador-para-web

.

Don Francisco Ruiz Furest, fue un sacerdote grazalemeño que ha dejado un gratísimo recuerdo en el Barrio de la Victoria de Málaga. Allí en la parroquial de San Lázaro ejerció su ministerio por más de treinta años, durante los que no faltó una sola vez a sus anuales citas con sus dos amores grazalemeños: La Virgen del Carmen y la Virgen de los Ángeles

Varios fueron los testimonios del sincero cariño que le profesaron los malagueños tras su fallecimiento el año 1992, por toda una vida consagrada al servicio de sus feligreses, como la dedicación de una calle,  la inauguración de un mosaico en su recuerdo o la edición por los autodenominados “Amigos de don Francisco” de un libro escrito ex profeso por el sacerdote y Cronista Diocesano de Málaga, don Lisardo Guede Fernández, titulado “Don Francisco. Un Viaje con él. Desde Grazalema a Ubrique”.

Dentro de la mejor tradición de los libros de viajes, recoge el Padre Lisardo en esta obra, interesantísimos datos históricos sobre Grazalema, fruto del trabajo realizado durante los numerosos años en que estuvo encargado de los Archivos Catedralicio y Diocesano. también recoge  una sentida biografía de quien fue compañero de don Francisco en la citada parroquia por más de quince años y que transcribo literalmente:

“El acta o fe de bautismo es, creo yo el mejor punto de partida cuando se quiere contar la historia de un cristiano. He aquí pues la de don Francisco:

“En Grazalema, Obispado de Málaga. Provincia de Cádiz, a ocho de enero de mil novecientos veinticuatro, en la Parroquia de Ntra. Sra. De la Encarnación de esta Villa, el presbítero Don Camilo Arjona Fernández, bautizó solemnemente a FRANCISCO JULIO DE LA SANTISIMA TRINIDAD, hijo legítimo de José Ruiz Fernández y de María Furest Aguilar, naturales de ésta, ella de Montejaque, que nació el día treinta y uno de diciembre del pasado año; no hubo otro de este nombre. Sus abuelos paternos: Francisco Ruiz Gil y Ana Fernández Benítez y maternos: Francisco Furest Barba y María Aguilar García, siendo padrinos Francisco Ruiz Furest y María Ruiz Furest=Camilo Arjona”.

Ya le tenemos hombre y cristiano. Sobre estos rieles, haremos viandancia con él.

Primero de nada, dejar constancia de que nuestras conversaciones, del todo informales, porque no era dado a comentarios sobre nadie, son mi principal fuente de datos. Claro que con 14 años de diaria convivencia 1978-1992, sueltan mucho percal, por fuerza, reiterativo.

.

De la cuna al Seminario

.

Como dijo Pio XII, la familia es el vivero donde nace y crece el hombre del mañana. El papá de Don Francisco era oficial 1º del Ayuntamiento y la madre era el alma del hogar, a la que el mismo hijo solía calificar de muy hacendosa y devota. Así pues, pan y piedad, cultura y trabajo hicieron los cimientos y etapas iniciales del vivir de nuestro historiando.

Según confesión propia, los libros fueron sus primeros amigos. No necesitaba decirlo. Sólo un asomarse a su preciosa caligrafía y a su selecta y nutrida biblioteca es suficiente para comprobarlo.

Otro dato de su infancia a tener en cuenta es que desde muy chico frecuentaba la Casa Consistorial, a la sombra de su papá y tan pronto su despierta inteligencia y fuerzas físicas le autorizaron principiaría a colaborar, haciendo pequeños mandados, recados de una oficina a otra: salir por tabaco, llevar algún aviso a una casa próxima, ordenar papeles y otras mil menudencias que los niños hacen mejor aún que los mayores.

Llegada la edad escolar continuará colaborando en el Ayuntamiento durante las vacaciones, pues todos le soñaban para suceder a don José.

Cuando he visitado Grazalema, coetáneos de Don Francisco me informaron de que, en la escuela, destacaba por su amor al estudio, la puntualidad y los buenos modales, aunque en los últimos Grazalema es campeona.

Al empezar a pensar en el Seminario, con la venia de sus papás, reforzó la actividad escolar con clases particulares que impartía en profesor Quiñones.

.

2013071507oje3f

.

El Seminarista

.

Su incorporación a este centro fue para el curso de 1938-1939. Como se había preparado a conciencia, era listo y estudioso, sus notas fueron:

Religión …………………………..Meritíssimus cum laude. 10

Latín………………………….…….. Meritíssimus………………….9

Español……………………………Meritíssimus cum laude. 10

Griego…………………….……….. Meritíssimus………………….9

Matemáticas……………………Meritíssimus cum laude. 10

Declamación y Ort. ………….. Meritíssimus…….………….9

Caligrafía y Dibuj. ……………Meritíssimus cum laude. 10

Música………………………..…..Benemeritus…………………..7

La Biblia dice que la piedad es útil para todo (I Tm. IV.8) De veras piadoso era nuestro mozo seminarista.

Como a la piedad sumaba la experiencia con el manejo del papeleo burocrático, a él acudía para cuanto fuese documentación: cartillas de racionamiento, certificados de estudios y de sanidad, partidas de bautismo, instancias etc,. Etc. Y a todos atendía con afabilidad, presteza y gratuidad.

Aunque ocupado con las tareas ajenas, el estudio era muy sagrado para él y también en esta área reforzaba la incapacidad de los más chicos, en muchos casos llegados sin la suficiente preparación. Para que nadie me tilde de exagerado, copiaré las notas del último curso, para que los suspicaces comparen:

Teología…………………………………..8

Teología de Sacramentos…………9

Sacra Scriptura…………………..……9

Derecho Canónico……….……..……9

Liturgia……………………………….……8

Práctica Parroquial……………..……9

Canto Eclesiástico…………………..…8

Y así de lucidas las de todos los cursos, recogidas en el BOLEO.

Si el pasó por el Seminario, también el Seminario pasó por él. Baste decir que era la Cuestación para el mismo la que mejor preparaba.

.

Sacerdote

.

 phoca_thumb_l_los20padillas20520800x600

 .

El 27 de junio de 1948, accede al presbiteriado. Esta fecha cenital de su vida no la perdió de vista un solo día, pudiendo decir de él, todos contestes: Don Francisco era en todo y ante todo sacerdote.

A partir de hoy irá llenando las jornadas de su preciosa existencia por las siguientes posas diocesanas.

Su primer destino parroquial fue el de Coadjutor en Ronda y encargado de las parroquias de Cuevas del Becerro y Serrato.

El 15 de diciembre de 1948 se le extiende el nombramiento de Cura de Cartajima, Igualeja, Parauta y Pujerra con las categorías de Ecónomo y Encargado.

Con 1950 le llega el traslado a Almáchar y El Borge con la misma graduación.

A  28 de septiembre de 1953 es trasladado a Arriate, Parchite y La Cimada, por cura ecónomo y encargado.

De Arriate pasó a Álora el 8 de mayo de 1956, por cura ecónomo y arcipreste. El 18 de marzo de 1957 se le acumula el curato de Carratraca, con rango de encargado.

Por fin, en 1962 es nombrado cura de la parroquia de San Lázaro. Esta antigua ermita del hospital de leprosos creado por los Reyes Católicos ya había sido creada parroquia en 1834 e inaugurada el 1 de enero de 1835. Por ser pequeño el templo, fue instalada en la Iglesia de la Merced en 1848. Quemada la matriz y la exconventual en 12 de mayo de 1931, pasó al Santuario de la Victoria. En 1951, torna a crearse; mejor dicho a restaurarse, con los límites que siguen: Antena de Radio de Gibralfaro al eje de Calles Picacho y Bara, calles de Vital Aza, Lagunillas, Altozano, Chaves y Circo, impares de Puerto Parejo y Cristo de la Epidemia del 1 al 9, Jardín de la Victoria, eje de Ferrándiz a Gibralfaro. Luego hubo pequeños reajustes.

Parroquia de San Lázaro

Parroquia de San Lázaro

.

Treinta años estuvo don Francisco al frente de la parroquia ¿Por qué tantos? Amén de otras motivaciones, porque no le  salen novios. La razón de esto está en que la pequeñez y sencillez del templo hace pensar a más de cuatro clérigos que vale poco, crematísticamente. A la verdad, las apariencias engañan. Y engañaron a los equipos de gobierno diocesano acto seguido a la muerte de don Francisco, pues hasta pretendieron fusionarla con la Victoria.

Molestado yo un tanto por la pretensión y más por el desconocimiento que demostraron tener del marchamo parroquial, híceles ver la intensa vida cristiana de la comunidad, invitándoles a que me presentaran otra mejor  llevada en toda la Diócesis, pues, aquí en San Lázaro había, de tiempo atrás, lo que pueda desearse  a la más postinera:

Frecuencia de misa y demás sacramentos,; atención domiciliaria a enfermos crónicos y urgentes; cáritas, catequesis en los colegios y en el templo; socorro organizado a pobres vergonzantes a domicilio; adoración nocturna; acción católica; cursillos prebautismales, prematrimoniales, preconfirmantes y de perseverancia; atención a desplazados, transeúntes y parados; Legión de María; dos cofradías de Pasión que trabajan mucho y bien en sus  áreas; colaboración permanente con el clero de la zona, las comunidades educativas y movimientos de acogida etc., etc. Todo ello alentado y dirigido por el bendito don Francisco, desde su humildad  actuosa, que tanto le caracterizaba. ¿Quién ha dado más y mejor logrado?

Por si lo anterior fuera chica tarea, Don Francisco fue también el Notario Mayor del Obispado, y Notario de la Curia de Justicia desde 1967.

.

Sabía estar y compartir

.

Era tan morigerado que hasta los anticlericales, que los hay, les respetaban y atendían.

A sus feligreses conocíales por el nombre, apellidos y domicilio, cosa nada fácil, por ser la parroquia una de las más pobladas.

Con todos compartía lo que era y poseía. En las horas cumbres acogía como si de su sangre fueran a todos: Bautizos, bodas, y funerales procuraba hacerlos él y acompañarles en la mesa, aunque sus dolencias le obligaran a la frugalidad y aún total abstinencia en muchas cosas, sabiendo poner un toque de alegría cristiana y un punto de fe y esperanza en los duelos y demás penalidades; también esto evangeliza.

Parco en recoger estipendios, aún se las arreglaba para reforzar la escasez de quienes habían de desenvolverse en la cazuela de la probreza. ¡Cuantísimas veces le he visto esconderse para dar al que carecía! También lejos. Por ejemplo, los bancos de S. Benito en Puenteambía.

.

Estudiado y estudioso

 .

De su brillante carrera atrás queda ya noticia.

Una vez sacerdote, hasta su mismo deceso, los libros y demás fuentes de información pastoral y cultural tenían en él un asiduo de primera.

Era de ver con que esmero preparaba sus homilías. No sólo estudiaba el tema, sino que lo acomodaba a la  capacidad de los destinatarios. Para no perderse en disquisiciones, cuidaba de tener muy al día su biblioteca. Recuerdo ahora que usaba mucho “Sal terrae”, hojas dominicales, y autores de recta doctrina y máxima actualidad, por citar alguno, dos domésticos: Don Luís Vera y Don José Mª. González Ruiz, atinando a maridar sus mismos disentires.

En temas de carácter no clerical daba gusto de conversar con él: la historia, la literatura, el arte, le absorbían mucho de su tiempo libre.

.

fonado 001

.

Sus amores

                              

Aquí hay que decirlo con mayúsculos. LOS AMORES preferidos de Don Francisco eran tres, muy visibles: como hombre, la familia; como sacerdote, Jesucristo y la Virgen, como párroco, la paz del hogar para todos. Del primero a todos nos sobran pruebas. El amor a Jesús Sacramentado y a la Virgen eran en él tan públicos que le bosaban en torrentera; asiduo en el confesionario que ya es decir, para los tiempos que corren; salve solemne sabatina a la Virgen; empeñosa preocupación por los niños de Primera Comunión, queriendo dársela él a todos. Y aquí quede para la posteridad que para la Misa de Primera Comunión se levantó el 24 de mayo de 1992. Día de María Auxiliadora, a la que amaba como el más fervoroso salesiano. Su corazón ya gastado, no fue capaz de soportar la mala noche que le propinaron los insultos y zarandeos de un sinvergüenza el 23 por la tarde, y la alegría que le esperaba entre los comulgantes de la misa de 9 del 24. Y así, de la mano de la que es Auxilio, Vida, Dulzura y Esperanza nuestra se nos fue al cielo. Jamás olvidaré la Misa en la que tuve que sustituirle, y  que fue todica para él, en el corazón de niños y mayores.

.

DSCF54692

.

Quisiera don Francisco decir mucho más de tantísimo bueno que he visto en usted. Sé que otros lo hará mejor y les paso el bolígrafo, eso sí, esperando que me de la mano cuando tenga que partir”.

Don Francisco como tantos Grazalemeños, pidió ser enterrado en su pueblo natal, donde se encuentra durmiendo el sueño de los justos bajo el manto de la Virgen de los Ángeles.

.

images

Anuncios

Publicado el enero 8, 2014 en Uncategorized y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. 6 comentarios.

  1. Sacerdote ejemplar, amigo y consejero entrañable.

  2. Lo conocí en persona y también la labor que hacía en la iglesia de San Lazaro en Málaga.Era hermano de la mujer de mi tio Fernando Heredia, Mi tía se llamaba Anita Ruiz Furest

  3. No está equivocado el nombre del padrino?

  4. No conozco a ningún Francisco Ruiz Furest, que no fuera el mismo,podría ser Francisco Benitez Ruiz, ?o Manuel Benitez Ruiz,? me inclino más por él, estos días he estado hablando con una hija de María Ruiz Furest, que fue su madrina, ella no tenía hermanos,el próximo día que hable con ella le pregunto, por si ella recuerda, quien fue el padrino junto con su madre, de su tío, Francisco Ruiz Furest,que eran primos hermanos.

  5. También podría haber sido Francisco Ruiz Gil que era su tío y padre de María Ruiz Furest.

  6. Puede que haya sido un error del sacerdote al practicar la inscripción del bautismo. En cuanto al resto de los posibles errores se ha pedido una certificación del Registro Civil de Grazalema para aclararlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: