Archivo del sitio

Los Pozos de Nieve de la Sierra del Pinar de Grazalema

 

10-nieve1

Venta de helados en una botilleria del S. XVIII

 

separador-para-web

 Mª Antonia Salas Organvidez

INTRODUCCIÓN

.

La conservación de la nieve en pozos neveros, situados en terrenos montañosos, para su utilización en épocas más calurosas, fue costumbre en nuestro país, heredada de la dominación romana y de los griegos. Sería el siglo XVII su época álgida, en que el tráfico de nieve y hielo se distribuye por todo el país, siendo Madrid el centro principal de las ventas. Su comercialización, sujeta al fisco y controlada por los poderes administrativos, se desarrolló plenamente en los tiempos de Felipe II, alcanzando su auge en el siglo XVIII. Esta actividad fue creciendo, primero a  nivel local y posteriormente a nivel nacional. Cuando existían grandes reservas de nieve o hielo se comerciaban con otros lugares. Barcelona surtía a Cádiz en períodos de escasez, transportando la nieve en barcos y así se ganaba en rapidez y economía. Madrid y Barcelona fueron las ciudades consumidoras por excelencia[1]

Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: