La Endrina o Bruño de Grazalema

 4

separador-para-web

 .

El endrino, (Prunus spinosa) es un arbusto espinoso y muy ramificado de hoja caduca que llega a alcanzar los cuatro metros de altura.  No es muy habitual en el sur peninsular, donde crece otra variedad conocida como Endrina Andaluza (Prunus ramburii). Sin embargo, el propio nombre con el que se conoce a la Sierra del Endrinal, delata la presencia de la variedad espinosa en las estribaciones del macizo donde se asienta Grazalema y donde se adapta perfectamente a sus suelos calizos y a sus condiciones de humedad, temperatura y altura.

 

DSCF1449DKVakl

 

La endrina o bruño como también se  conoce en Grazalema al fruto de la endrina es redonda con un diámetro de entre  a  5 a 10 mm, y de un color azulado a negro en el momento de su madurez que se produce en Grazalema a partir de fines del mes de agosto.

 

Propiedades.

 

La endrina tiene numerosas propiedades medicinales, así es astringente, antidiarreica y ligeramente estimulante del sistema nervioso. Las flores son principalmente laxantes y diuréticas. Las hojas se caracterizan, sin embargo, por ser espasmolíticas y ligeramente antipiréticas, antiinflamatorias e hipoglucemiantes.

 

Forma de consumirlas.

 

En zumo Se utiliza en gargarismos para combatir la gingivitis, inflamaciones y llagas de la boca y la faringe.

El zumo lo preparamos hirviendo las endrinas una vez lavadas, añadiéndole azúcar, unos 500 gramos por litro, cociendo nuevamente y retirando la espuma formada. Una o dos cucharadas por las mañanas son muy recomendables para abrir el apetito.

Infusión de flores y de hojas: Hervimos en un 1/4 de litro de agua, un par de cucharadas de ojas y flores secas. La dosis correcta son 2 tazas diarias Se administra como laxante, contra los espasmos gástricos, la tos, catarros y gripes, la retención de la orina y los cálculos urinarios.

 

11121778_10205342326570723_2517870231624988778_n

Flor de Endrina. Foto: José Manuel Amarillo Vargas

 

Frutos: Como astringentes frente a las diarreas.

Uso cosmético: Para la piel demasiado grasa: se hierven 50 gramos de frutos de endrino en 1/2 litro de agua y se aplica cuando está tibio, en forma de cataplasma o compresa, sobre la piel, mediante una gasa y un algodón bien empapado.

Vinagre de Endrinas: Se eligen algunas endrinas y tras lavarlas y secarlas se introducen en una botella de cristal, añadiendo el vinagre que se deja reposar en un sitio oscuro cinco días hasta que las endrinas hayan teñido el vinagre blanco y se filtra por un tamiz o un paño.

 

Aguardiente de Endrinas.

 

 .

La fama del aguardiente de endrinas, se la lleva Navarra que lo elabora bajo el nombre de Pacharán. Sin embargo en Grazalema se ha consumido tradicional y familiarmente para lo que se utilizaba aguardientes de una gran calidad como los injustamente olvidados aguardientes de Cazalla y Ojén, muy superiores a los navarros.

 

Patxaran_casero

 .

Para su elaboración son necesarios unos 250 gramos de endrinas por cada litro de aguardiente. Se lavan, secan y se añaden a un aguardiente dulce o seco según los gustos, al que se pueden añadir 4 ó 5 granos de café y una ramita de canela. Todo esto se  macera durante entre 5 y 8 meses  en un sitio fresco y oscuro. Tras lo que se filtra con un paño y se embotella.  Aunque no hay que añadir nada más tras su maceración hay quienes incrementan su  graduación, añadiéndole algunas gotas de Whisky, Cognac o aguardiente a su propio gusto. Frente a la creencia general, este aguardiente no mejora con el tiempo por lo que una vez macerado es recomendable consumirlo antes de que pasen dos o tres años.

DSCF0079

Sierra del Endrinal  con el Reloj, la Aguja, el Simancón y el Peñón Grande en primer plano.

Finalmente no me resisto a transcribir el texto de Fernando Campuzano que nuestro amigo Antonio Barroso Robles publicó en su imprescindible blog (http://www.serraniadegrazalema.com sobre la Sierra del Endrinal, marco incomparable donde nacen las endrinas.

.

“ Sierra gris y caliza. Sierra que fuiste testigo del paso de Roma allá por tus contornos, que sufriste conquistas ismaelitas, sublevaciones al Califa, Reconquistas Cristianas y sublevaciones Mudéjares. Sierra que diste lo mejor que tenías para llevar a tu pueblo con sus paños a América. Sierra que acogiste y asististe a los bravos patriotas que acudieron a defender a sus mayores, mujeres, niños, hombres y casas cuando el impostor quería imponer su tiranía en nombre de la Francia. Sierra fiel que en otros tiempos diste calor con tus encinas en los duros y nevosos inviernos. Sierra que en el crudo invierno grazalemeño recompensabas con tus Maravedíes a la Casa De Arcos gracias a tus Pozos de Nieve que enviaban el frescor a la campiña y a Cádiz .Sierra que proporcionabas leche, quesos, jardas de lanas, arrobas de carbón y leña, legumbres y cereal en tus eras. Sierra que sufriste el desatino de tus vecinos, que te desvistieron por su codicia o ignorancia y aun así nos enseñaste y nos recompensaste con tu paciencia, encanto y tu perenne soledad interrumpida por hileras de extraños que solo te recorren por unas horas. Allá quedan los tiempos en que la Sierra cantaba con los cencerros de las ovejas, los ladridos de perros Turcos, los silbidos y hondas de los pastores. En la memoria se sumergen los ordeños en los apriscos por la mañana y las bajadas por el Pilón de la Sangre cargados de cantaros sostenidos solo por la habilidad del pastor con su chivata , en el sueño de los Jarillos , los Bonitos, los Sordos, los Menacho quedan las mañanas y tardes resguardados en los Respaldaeros sufriendo las ventisqueras y chaparrones… son gente de otra estirpe, son gente que en algunos casos decidieron compartir la inmortalidad de esta Sierra. Por algo será que cuando el contexto económico y burocrático se transformó y tuvieron que abandonar la Sierra muchos siguieron en sus cercanías y la recuerdan como si fuera ayer… pastores que te dicen que los dientes lo echaron allí y que siguen subiendo a La Sierrecilla, El Dornajo y a ella misma… y seguramente se irán con esta experiencia vital a ver a San Pedro y allí le preguntaran ¿podemos meter las parias en el Corral de La Llaná? Por que entre el cielo y la Sierra del Endrinal no hay ná”.

 

800px-Llanos_del_Endrinal

Llano del Endrinal

 

Fuentes.-

-Jose Manuel Amarillo Vargas. Blog la Coctelera.

http://josemanuelav.lacoctelera.net/post/2009/10/11/4-imagenes-ti.

-Revista Dietética y Salud.

http://www.revistadieteticaysalud.com/articulos/plantas/endrino.htm.

-Antonio Barroso Robles.

http://www.serraniadegrazalema.com

Anuncios

Publicado el agosto 21, 2014 en Uncategorized y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: